La Policía Nacional detiene en Cáceres a siete personas integrantes de una organización criminal dedica al tráfico de estupefacientes

Los dos cabecillas han ingresado en prisión

Incautados más de 6 kilos de heroína, 275.000 euros en efectivo y cuatro armas de fuego con su munición en los seis registros realizados en diferentes localidades

26-septiembre-2018.- Agentes de la Policía Nacional han detenido en Cáceres a siete individuos como presuntos autores de delitos contra la salud pública, blanqueo de capitales y organización criminal. Se han intervenido más de seis kilos de heroína, 275.000 euros en efectivo y cuatro armas de fuego con su munición. Los dos cabecillas de la organización han ingresado en prisión.

Tras una investigación de cinco meses, los agentes han logrado desarticular dos grupos criminales que, de manera conjunta y coordinada, se dedicaban a la distribución y venta de heroína y cocaína en las zonas de Malpartida de Plasencia, Plasencia y localidades cercanas.

Esta operación surge a raíz de otra realizada en la localidad de Plasencia, en la que se detuvo a varios miembros de una banda criminal con la cual los actualmente detenidos tenían estrechos vínculos familiares y delincuenciales.

Una organización criminal estructurada y con reparto de funciones

Tras diversas gestiones, y con las dificultades añadidas debido a que los implicados adoptaban fuertes medidas de seguridad, se pudo desentrañar el entramado delincuencial. Los agentes constataron que había personas encargadas del abastecimiento a toxicómanos y otros pequeños compradores, realizando esta actividad de manera continua e incesante.

En un escalón más elevado estaba el proveedor principal, un traficante de alto nivel ubicado en la localidad de Don Benito que abastecía a los narcotraficantes de nivel medio de toda la región. Otros miembros tenían asignadas las labores de vigilancia, seguridad, transporte y guarda de la sustancia estupefaciente

Se trata de organizaciones que utilizan de manera sistemática la violencia en su búsqueda del beneficio económico, estando implicados en diversas reyertas en vía pública en las que llegaron a agredir a miembros de la Policía en alguna ocasión.

Investigación patrimonial paralela

A tenor del volumen de venta de sustancias, y con el flujo de dinero proveniente de la droga, los agentes llevaron a cabo una investigación de orden patrimonial y constataron el gran número de vehículos y propiedades cuyos titulares eran los investigados.

Se ha determinando que no realizan actividad laboral o remunerada alguna y que mantenían un elevado tren de vida, incluyendo vehículos de alta gama y otros gastos suntuarios como el mantenimiento de una ganadería equina de alta calidad. Los únicos ingresos que percibían provenían de su actividad ilícita.

Los agentes concluyeron que se encontraban ante un blanqueo de capitales o lavado de dinero, es decir, la actividad que se desarrolla para encubrir el origen de fondos que fueron obtenidos mediante actividades ilegales, en este caso la venta de droga. El objetivo de este proceso es que el dinero aparezca como el fruto de una actividad económica o financiera legal.

Siete detenidos y siete registros

Tras analizar toda la información obtenida, los agentes llevaron a cabo un total de siete registros en las localidades de Malpartida de Plasencia, Talayuela y Don Benito, en los que se incautó un total de seis kilos y medio de heroína, 275.000€ en billetes de diverso valor facial, joyas y efectos valorados en más de 500.000€. También fueron incautados cuatro vehículos de alta gama, un arma automática tipo subfusil, dos pistolas semiautomáticas y un revólver, todos ellos con sus cargadores y munición.

Además se hallaron todo tipo de utensilios (batidora industrial, coladores industriales, espátulas, mascarillas, guantes de goma), productos químicos (acetona, sosa caústica y lejía) para la adulteración de la cocaína y la heroína, con los consiguientes daños potenciales para la salud de los consumidores finales. Igualmente se intervinieron básculas de precisión, una máquina envasadora al vacio, una prensa hidráulica con nueve moldes de acero para la compactación de paquetes de la sustancia estupefaciente de diferentes tamaño y peso, y una máquina industrial para contar billetes.

Los detenidos, cinco varones y dos mujeres de entre 26 y 56 años de edad y con antecedentes por diversos tipos delictivos, fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial, que decretó el ingreso en prisión de dos de ellos.

Departamentos de seguridad sin estar obligadas a ello pueden ser facultativos

Departamentos de seguridad

FACULTATIVO:

Las empresas industriales, comerciales o de servicios, y las entidades públicas y privadas, que, sin estar obligadas a ello -por no estar comprendidas en los supuestos regulados en el artículo 96 del Reglamento de Seguridad Privada-, pretendan organizar su departamento de seguridad, con todos o alguno de los cometidos enumerados en el apartado siguiente, deberán disponer de un Director de Seguridad al frente del mismo, y comunicarlo a la Subdelegación del Gobierno, si el ámbito de actuación no excediera del territorio de una Provincia, y en todo caso al Director General de la Policía.

COMETIDOS:

El Departamento de Seguridad obligatoriamente establecido, único para cada unidad, empresa o grupo empresarial y con competencia en todo el ámbito geográfico en que éstos actúen, comprenderá:

  • la administración y organización de los servicios de seguridad de la empresa o grupo, incluso, en su caso, del transporte y custodia de efectos y valores
  • la dirección de los vigilantes de seguridad o guardas particulares del campo
  • el control del funcionamiento de las instalaciones de sistemas físicos y electrónicos, así como el mantenimiento de éstos y la gestión de las informaciones que generen.

DISPENSA DE VIGILANTES:

En los casos en los que se requiera la implantación del servicio de vigilantes de seguridad, el Director General de la Policía, en supuestos supraprovinciales, o los Delegados del Gobierno, a petición de la empresa o entidad interesada, dispensarán de la implantación o mantenimiento del servicio de vigilantes de seguridad o de guardas particulares del campo en los centros o establecimientos cuando aquélla acredite la instalación y el adecuado funcionamiento de las medidas de seguridad específicamente reguladas en el Reglamento de Seguridad Privada.

La solicitud de dispensa se presentará ante dichas autoridades, que comprobarán la instalación y el adecuado funcionamiento de tales medidas de seguridad, y resolverán lo procedente, recabando previamente el parecer de los representantes de los trabajadores, que habrán de expresarlo dentro de un plazo de diez días.