La Policía Nacional detiene en Cáceres a siete personas integrantes de una organización criminal dedica al tráfico de estupefacientes

Los dos cabecillas han ingresado en prisión

Incautados más de 6 kilos de heroína, 275.000 euros en efectivo y cuatro armas de fuego con su munición en los seis registros realizados en diferentes localidades

26-septiembre-2018.- Agentes de la Policía Nacional han detenido en Cáceres a siete individuos como presuntos autores de delitos contra la salud pública, blanqueo de capitales y organización criminal. Se han intervenido más de seis kilos de heroína, 275.000 euros en efectivo y cuatro armas de fuego con su munición. Los dos cabecillas de la organización han ingresado en prisión.

Tras una investigación de cinco meses, los agentes han logrado desarticular dos grupos criminales que, de manera conjunta y coordinada, se dedicaban a la distribución y venta de heroína y cocaína en las zonas de Malpartida de Plasencia, Plasencia y localidades cercanas.

Esta operación surge a raíz de otra realizada en la localidad de Plasencia, en la que se detuvo a varios miembros de una banda criminal con la cual los actualmente detenidos tenían estrechos vínculos familiares y delincuenciales.

Una organización criminal estructurada y con reparto de funciones

Tras diversas gestiones, y con las dificultades añadidas debido a que los implicados adoptaban fuertes medidas de seguridad, se pudo desentrañar el entramado delincuencial. Los agentes constataron que había personas encargadas del abastecimiento a toxicómanos y otros pequeños compradores, realizando esta actividad de manera continua e incesante.

En un escalón más elevado estaba el proveedor principal, un traficante de alto nivel ubicado en la localidad de Don Benito que abastecía a los narcotraficantes de nivel medio de toda la región. Otros miembros tenían asignadas las labores de vigilancia, seguridad, transporte y guarda de la sustancia estupefaciente

Se trata de organizaciones que utilizan de manera sistemática la violencia en su búsqueda del beneficio económico, estando implicados en diversas reyertas en vía pública en las que llegaron a agredir a miembros de la Policía en alguna ocasión.

Investigación patrimonial paralela

A tenor del volumen de venta de sustancias, y con el flujo de dinero proveniente de la droga, los agentes llevaron a cabo una investigación de orden patrimonial y constataron el gran número de vehículos y propiedades cuyos titulares eran los investigados.

Se ha determinando que no realizan actividad laboral o remunerada alguna y que mantenían un elevado tren de vida, incluyendo vehículos de alta gama y otros gastos suntuarios como el mantenimiento de una ganadería equina de alta calidad. Los únicos ingresos que percibían provenían de su actividad ilícita.

Los agentes concluyeron que se encontraban ante un blanqueo de capitales o lavado de dinero, es decir, la actividad que se desarrolla para encubrir el origen de fondos que fueron obtenidos mediante actividades ilegales, en este caso la venta de droga. El objetivo de este proceso es que el dinero aparezca como el fruto de una actividad económica o financiera legal.

Siete detenidos y siete registros

Tras analizar toda la información obtenida, los agentes llevaron a cabo un total de siete registros en las localidades de Malpartida de Plasencia, Talayuela y Don Benito, en los que se incautó un total de seis kilos y medio de heroína, 275.000€ en billetes de diverso valor facial, joyas y efectos valorados en más de 500.000€. También fueron incautados cuatro vehículos de alta gama, un arma automática tipo subfusil, dos pistolas semiautomáticas y un revólver, todos ellos con sus cargadores y munición.

Además se hallaron todo tipo de utensilios (batidora industrial, coladores industriales, espátulas, mascarillas, guantes de goma), productos químicos (acetona, sosa caústica y lejía) para la adulteración de la cocaína y la heroína, con los consiguientes daños potenciales para la salud de los consumidores finales. Igualmente se intervinieron básculas de precisión, una máquina envasadora al vacio, una prensa hidráulica con nueve moldes de acero para la compactación de paquetes de la sustancia estupefaciente de diferentes tamaño y peso, y una máquina industrial para contar billetes.

Los detenidos, cinco varones y dos mujeres de entre 26 y 56 años de edad y con antecedentes por diversos tipos delictivos, fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial, que decretó el ingreso en prisión de dos de ellos.

Desde ABEINSA COMENSA fábrica en México sirviendo al mercado de Norte, Centro y Sudamérica

Segurpricat Consulting realiza la evaluación de los riesgos de su empresa http://t.co/TffDuW4mGw http://t.co/DX4tH5k0Wc@segurpricat

— Julián Flores Garcia (@juliansafety) noviembre 4, 2014

Nuestras actividades

Santiago Niño Becerra Profesor de estructura economica en Barcelona: “El problema de España es que no hay de demanda de trabajo” “El problema es que en España con 500 euros no se puede vivir y en México sí, al margen de que en México la población está dispuesta a soportar condiciones y situaciones que aquí ni siquiera lo permite la legislación”.

Niño Becerra.

“En España con 500 euros no se puede vivir y en México sí”

Santiago Niño Becerra: “El problema de España es que no hay de demanda de trabajo”

“Poco importa que se rebajen las condiciones de trabajo…”

Periodista Digital, 16 de noviembre de 2013 a las 08:35

La falta de demanda de trabajo es hoy el mayor problema del mercado laboral español, y es algo que no se arregla ni con leyes ni tan siquiera con una rebaja en las condiciones laborales, según apunta el economista Santiago Niño Becerra.

Así se manifiesta en relación a un correo que recibió hace unos días de una de sus lectoras y que detalla en su blog de La Carta de la Bolsa.

En el mismo, la citada lectora le explica como muchas empresas de su zona de residencia, fabricantes de componentes de automóviles, componentes de aviones, electrodomésticos, etc. se deslocalizan y siguen en la actualidad ampliando la carga de trabajo en países como México o India, porque los costes salariales siguen siendo más baratos que en España.

“No defiendo la precarización del trabajo, pero cuando los españoles llenan los comedores de Cáritas y pasan hambre o directamente emigran a países como el citado México para trabajar en esas condiciones de trabajo que aquí rechazamos, algo no cuadra”.

“¿Es mejor pasar hambre o emigrar que admitir que en zonas de España con desempleo del 40% se puedan asentar multinacionales que den trabajo en condiciones laborales de seguridad pero con sueldos de 500 euros, por poner un ejemplo?. ¿Llegaremos a esto o tendremos que optar por la emigración y el hambre?”.

Ante todas estas cuestiones, Niño Becerra responde:

  “El problema es que en España con 500 euros no se puede vivir y en México sí, al margen de que en México la población está dispuesta a soportar condiciones y situaciones que aquí ni siquiera lo permite la legislación”.

El economista prosigue que lo que su lectora apunta es algo que institucionalizó la legislación alemana con los minijobs y lo oficializó recientemente el Premier británico cuando apuntó que cualquier empleo es mejor que ningún empleo.

“Lo que sucede es que esa es una senda que se sabe dónde empieza y no se sabe dónde acaba: siempre encontrará alguien en alguna parte que por algún motivo esté dispuesto a aceptar unas condiciones más degradadas, y más cuanto más se abarate la tecnología y más fácil sea esa tecnología de utilizar”.

“España puede ser hoy el México de Europa, pero sólo hasta que los desempleados del norte acepten la degradación de sus condiciones de trabajo en esa subasta a la baja”.

La falta de demanda

Con todo, Becerra plantea que el problema no es de precio del trabajo, sino de defecto de demanda de trabajo en relación a la oferta existente, “y esa situación va a peor porque la tendencia apunta a que la oferta de trabajo vaya al alza”.

En el siglo XIX se dio en Europa una situación en parte parecida, la salida fue la emigración a América. La diferencia es que entonces en América todo estaba por desarrollar y hoy no sucede tal cosa, escribe.

“Es interesante lo que apunta, señala, en el sentido de que se está produciendo emigración a México de españoles para trabajar en puestos de trabajo que ocuparían mexicanos, evidentemente con condiciones laborales mexicanas”.

Es, en opinión del economista, en otro orden de cosas, lo que sucede con los españoles que emigran al Reino Unido para trabajar como camareros.

“Se deduce que tanto en un país como en otro pueden vivir con los ingresos que obtienen pero no aquí con los que obtendrían, o no al menos a medio plazo”.

“Insisto: el problema es de falta de demanda de trabajo, y eso no se arregla ni con leyes ni con rebajas en las condiciones de trabajo”.