El BCE determina que la banca española no necesita más capital

La inevitable llegada de la nueva regulación bancaria ha mantenido en tensión a las entidades financieras. La incertidumbre que rodeaba la normativa que será aplicable en los próximos meses comienza a ser disipada. El regulador europeo ha adelantado las primeras pautas que establecerán el marco regulatorio sobre el que tendrá que trabajar la industria.
El Banco Central Europeo (BCE) publicó ayer las pautas generales para la revisión de la situación financiera de los bancos europeos que marcarán las líneas a seguir por parte de la industria a partir del mes de noviembre.
Esta publicación contiene bastante nivel de detalle teniendo en cuenta que se esperaba un documento solamente con los principios generales de la próxima prueba de AQR/Stress (revisión de la calidad de los balances) y que más detalles serán publicados por el BCE y la EBA (la Autoridad Bancaria Europea) a su debido tiempo.
El alcance de la AQR es más amplio de lo que se había anticipado, ya que contiene una revisión muy detallada de los distintos tipos de activos que forman parte de los balances. Pero, al mismo tiempo, el BCE utilizará como prueba patrón una ratio mínima de capital regulatorio Tier 1 del 8% sobre una base transitoria que sea algo más clemente que las expectativas que manejaba el mercado.
En estos momentos, si la revisión del BCE proporciona suficiente transparencia sobre la situación de los balances de los bancos, el ejercicio de análisis del regulador podría aportar un nuevo nivel de confianza en el sector. Este nuevo soporte daría a los inversores razones suficientes para seguir confiando en el sector financiero tras el buen comportamiento de los últimos meses.
Las principales ideas que se pueden extraer del documento publicado por el BCE son las siguientes:
Soportes principales del análisis. Tal y como ese esperaba, la revisión exhaustiva del BCE consistirá en tres elementos: supervisión de los niveles de riesgo (liquidez, apalancamiento y financiación); revisión general de la calidad de los activos (AQR); y una prueba de estrés del balance que se conducirá en colaboración con el EBA.
Sincronización de los parámetros de la industria y número de bancos que serán analizados. El BCE busca como objetivo publicar el resultado de su revisión antes de octubre de 2014, justo antes de tomar completamente las riendas de la supervisión. La lista inicial es de 124 instituciones que serán cubiertas en el análisis y que captura el 85% del sistema financiero del área del euro (incluye 24 bancos alemanes, 16 bancos españoles, 15 bancos italianos, 13 bancos franceses). Destaca la inclusión de las subsidiarias más significativas de bancos del área del no-euro (HSBC Francia, RBS Ulster, RBS N.V., por ejemplo).
El alcance de la AQR es más amplio de lo esperado. El BCE realizará un ejercicio de ortodoxia incluyendo en su análisis una amplia gama de clases de activos, que alcanzará también a las exposiciones que están cubiertas, al crédito y a las operaciones vinculadas tanto domésticas como no-domésticas del mercado (incluyendo las exposiciones soberanas).
La revisión estará basada en los datos obtenidos de las entidades a cierre del día 31 de diciembre de 2013. La AQR se basará en definiciones armonizadas de los préstamos en morosidad y de aquellos en espera de ejecución, que estarán definidos conforme a las características publicadas por la EBA. El tratamiento que el BCE va a aplicar a estas exposiciones es confuso en esta primera etapa, especialmente en exposiciones soberanas al área euro que no se esperaba que fuesen incluidas en los test de estrés.
Se sitúa el umbral de capital Tier 1 mínimo en el 8% pero se incluyen algunos ajustes transitorios que suavizan los criterios. El mínimo de Core Tier 1 del 8% será utilizado como patrón de prueba para el resultado de estos ejercicios y se basará en estándares de capital incluyendo los ajustes transitorios y no en una interpretación estricta de la regulación, lo cual es más benigno de lo que se esperaba. Sin dar detalles adicionales, el BCE menciona que los cálculos de los activos ponderados por riesgo podrían ser potencialmente ajustados y que la ratio de apalancamiento será utilizada como medida adicional de capital para determinar el resultado de las pruebas de estrés.
Con estas guías, los departamentos financieros de las entidades tendrán que empezar a trabajar en la documentación necesaria para las pruebas de estrés. Aunque los resultados tardarán mucho en conocerse, es probable que el BCE ofrezca algún tipo de resultado parcial que permita medir la situación de la industria.
Javier Montoya es analista de Alpha Plus El BCE anticipa las reglas del juego para la banca europea,Análisis –

El BCE ha informado este domingo de que también el valor de los activos de los bancos debe ser ajustado en 48.000 millones de euros, de los cuales 37.000 millones de euros no generan déficit de capital.

La entidad monetaria asumirá a partir del 4 de noviembre la supervisión unificada directa de 128 bancos de la zona del euro, pero antes ha hecho este ejercicio de evaluación sobre la base de los balances a finales de 2013, que ha consistido en una revisión de la calidad de los activos y en una prueba de resistencia.

Un déficit de capital de 25.000 millones y un ajuste del valor de los activos de 37.000 millones de euros, implica un impacto de 62.000 millones de euros en los bancos, según el BCE.

El vicepresidente del instituto emisor europeo, Vítor Constacio, ha señalado que “este ejercicio único y riguroso es un hito en la preparación del Mecanismo Común de Supervisión, que será operativo completamente en noviembre”.

Constancio se ha mostrado confiado de que esta revisión “sin precedentes” de las posiciones de los bancos contribuirá a mejorar la confianza pública.

Identificar los problemas y riesgos, ayudará a reparar los balances y a hacer a los bancos más resistentes y robustos. Esto debería facilitar el préstamo en Europa, lo que contribuirá al crecimiento económico”, según Constancio.

Los 25 bancos en los que se ha detectado un déficit de capital deben preparar en las próximas dos semanas sus planes de capital, y dispondrán de hasta nueve meses para cubrir sus déficit de capital.

La prueba de tensión también ha demostrado que un escenario con condiciones macroeconómicas adversas y cambios de precios de mercado reduciría la ratio de capital de máxima calidad de los bancos en 4 puntos porcentuales, o 263.000 millones de euros, hasta el 8,3%.

Los bancos tuvieron que demostrar si podían tener, como mínimo, un 8% de capital de máxima calidad en el escenario base y un 5,5% en un escenario macroeconómico adverso.

Los 123 bancos examinados presentaron activos por valor de 22 billones de euros, que representan el 82% de los activos bancarios totales en la zona del euro.

El importe total de los activos ponderados por riesgo de las carteras seleccionadas para el análisis es de 3,72 billones de euros, lo que equivale al 58% del total de activos ponderados por riesgo de todas las entidades.

Más de 6.000 expertos han examinado 800 carteras individuales en detalle

El BCE determina que la banca española no necesita más capital

Liberbank suspende la revisión de activos con un déficit mínimo de 32 millones, cifra que ya ha cubierto “sobradamente”

El Banco Central Europeo ha determinado que la banca española está bien capitalizada y no requiere medidas adicionales para reforzar su solvencia. De las quince entidades que se han sometido al examen, sólo Liberbank ha aflorado un déficit de capital de 32 millones en la prueba de revisión de activos, necesidad que ya ha cubierto “sobradamente”, según el Banco de España.

De este modo, la entidad que preside Manuel Menéndez, que ha superado los test de estrés en los escenarios base y estresado, no tendrá que acometer ningún plan de recapitalización gracias a las medidas realizadas durante este ejercicio por importe de 640 millones.

El examen del que se eregirá en supervisor único a partir de noviembre no ha destapado ningún déficit de capital en el resto de las entidades españolas supervisadas

Así pues, la banca española, en líneas generales, ha salido airosa de la revisión de calidad de activos (AQR en sus siglas en inglés), y de las pruebas de resistencia, tanto en el escenario base como en el adverso.

España ha sido el segundo país, junto a Italia, con mayor número de entidades examinadas, sólo por detrás de los 24 bancos alemanes y por delante de los 11 franceses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s