El catedrático de Economía Santiago Niño-Becerra y la profecía de Jeremy Rifkin: el fin del trabajo tal como lo conocenos.

 

Rifkin despliega en el libro un detallado cuadro de situación sobre los dramáticos efectos que el explosivo avance de las tecnologías de las comunicaciones y los ordenadores provocará en el ámbito laboral a nivel mundial.

¿Cuales son esos efectos? Según Rifkin una desocupación tecnológica creciente y la definitiva extinción de millones de puestos de trabajo ¿Cuál es y ha sido la realidad? Que aunque la tecnología, especialmente la informática, haya destruído millones de puestos de trabajo, sin embargo, el número de puestos trabajos ha crecido casi continuamente, a la vez que aumentaban los salarios reales. Como dijo John Kennedy en los años 60: “Si los hombres tenemos suficiente talento como para inventar nuevas máquinas que destruyen puestos de trabajo, también tenemos la capacidad de hacer que las personas que han perdido su empleo vuelvan a trabajar”.


En los últimos 200 años millones de trabajadores manuales han sido reemplazados por máquinas. Pero a la vez y precisamente gracias al progreso económico se han creado muchos más puestos de trabajo que los que se han destruido. La idea de que la tecnología es capaz de crear mas puestos de trabajos de los que destruye es algo bien conocido por los economistas. En el pasado y en el presente cuando las nuevas tecnologías reemplazaron a los trabajadores, siempre han aparecido nuevos sectores capaces de absorber a aquellos trabajadores que han perdido sus puestos de trabajos.Es cierto, tal como señala Jeremy Rifkin en el libro que comentamos, que en el siglo XXI las máquinas, especialmente los ordenadores y los robots, están siendo introducidos mucho más rápidamente de lo que lo fueron en las dos primeras revoluciones industriales. Por tanto, y siempre según Rifkin, esto significa que los países tienen menos tiempo para reemplazar con nuevos empleos a las personas que han perdido su trabajo. Es decir, hay menos tiempo para formar a la gente que tiene que realizar las nuevos tareas.

¿Cuál ha sido la realidad? La realidad ha mostrado que el paro no solo no ha aumentado sino que ha disminuido. Que los ordenadores son muy baratos y que permiten hacer el trabajo más eficiente y agradable. Que en algunos servicios, el trato directo con los consumidores es cada vez menos necesario. Que el teletrabjo permite a las empresas generar trabajo en otros países. Así, trabajadores con un sueldo relativamente bajo y ubicados en la India acaban haciendo programas de software para las multinacionales. En este sentido, las nuevas tecnologías no sólo no reducen la demanda de trabajo sino que la aumentan. Insisto las nuevas tecnologías crean más puestos de trabajo que los que se destruyen. No se si contesto a Pedro Arriba pero me pregunto ¿Dónde está el paro que, según Rifkin, ha generado el cambio tecnológico?

 

 

1 
EL FIN DEL TRABAJO
 
“Sabemos que se viene el tiempo libre, mucho tiempo libre. La
 pregunta
que nos planteamoses si va a  ser para di
sfrutarlo o para hacer filas de desempleados”
 Jeremy Rifkin
Conferencia pronunciada por Jeremy Rifkin en el Edificio Mercosur, el 2 de octubre de 1998
Nos encontramos en medio de transformaciones fundamentales en lo que se refiere al comercio mundialy la civilización. Este cambio es tan fundamental como la transformación que ocurrió con el paso de laagricultura medieval a la revolución industrial.Primero, quisiera expresar una queja. Desde hace 20 años 
algunos futuróIogos (por ejemplo AIvinTofler, George Gilder, Nicholas Negroponte) nos han estado preparando a todos los que nosencontramos en esta sala para la Era de la Información. Hemos tenido una larga discusión global sobrela revolución de la Era de la Información. Lamentablemente, creo que estos futurólogos no han entendidobien los cambios más profundos que se suceden en la economía global. Llamar al Siglo XXI la Era de laInformación es como llamar a la Era Industrial la Era de la Imprenta.

Los robots y los métodos organizativos centrados en la eficiencia se introdujeron en el subsector del automóvil a principios de los años 80. En un principio se dijo sobre ellos que no tenían porqué destruir puestos de trabajo y que, en todo caso, eliminarían puestos de trabajo de baja cualificación y generadores de reducido valor y los crearían empleos de elevada cualificación y productores de alto valor añadido.

La introducción de la tecnología en cualquier proceso productivo, la introducción de cualquier tecnología en cualquier momento de la Historia ha buscado aumentar la producción sin que los costes creciesen proporcionalmente. Desde el arranque de la I Revolución Industrial el proceso se hipercaleró, y cuando a mediados del siglo XIX empezó a sobrar factor trabajo en Europa emigró a América, y repitió el proceso.

Mientras el objetivo de la tecnología fue ‘producir más’ no hubo excesivo problema con el factor trabajo. Primero emigró, luego, con los aumentos de salarios que se implementaron, con el nacimiento de la economía del ocio, y con la capacidad extra de consumo que la compra a crédito creó, el problema del desempleo prácticamente desapareció. (Cierto: en unas economías menos que en otras).

Durante aquellas décadas la tecnología fue amigable con el trabajo, y en las ocasiones en que lo desplazaba, el trabajador ‘eliminado’ encontraba empleo en otra actividad o subsector con relativa facilidad. Pero esto, desde hace tiempo, es menos así y cada vez va a ser menos así.

Hoy la tecnología (y aquí incluyo desde la robótica a la organización sensorizada, pasando por la nanotecnología, siguiendo por los nuevos materiales y la impresión en 3D, y acabando por la trazabilidad, la comunicabilidad objeto-objeto y la geolocalización en tiempo real) está focalizada hacia el aumento de la productividad en combinación con la flexibilidad total: se busca reducir costes llevando la eficiencia de utilización de factores productivos hasta las últimas consecuencias a la vez que se produce lo que convenga, en la cantidad que convenga, cuando convenga y, evidentemente, en el menor tiempo posible.

No es nada metafísico, es una consecuencia evidente que en un escenario como ese la necesidad de factor trabajo, es decir, de trabajadores, es cada vez menor y va a ser cada vez menor. Con un agravante. A finales del siglo XVIII un artesano, independientemente del empeoramiento en sus condiciones de vida que el proceso pudiese suponer, podía reconvertirse en obrero industrial, pero hoy la inmensísima mayoría de los trabajadores desplazados por la tecnología no pueden reconvertirse en nada porque a donde pudieran ir también se está tecnologizando. Queda la posibilidad del autoempleo, del autónomo que ofrece lo que sabe hacer intentando convencer a quien le escucha que precisa sus actividades, algo que, en la inmensa mayoría de los casos, es una senda hacia la precariedad, el subempleo y la subremuneración. Y sí: este proceso es imparable porque es consustancial ala naturaleza humana.

Vuelvo a hacerlo: sugiero a quienes no lo hayan hecho que lean “El fin del trabajo” de Jeremy Rifkin (Ed. Paidós, 1996). Explica todo esto más que bien.

 

Un libro inquietante pero útil, en el que Jeremy Rifkin nos cuenta que estamos iniciando un cambio de época, con un gran cambio en el trabajo. Estamos observando cómo las cifras de desempleo crecen vertiginosamente, y esto podría ser no estacional, si no que sería un cambio que habría venido para quedarse. La revolución tecnológica ha propiciado el descenso gigantesco de personas necesarias en los puestos de trabajo. Jeremy Rifkin lo denomina “La era posmercado”.

Alternativas al desempleo en la era posmercado

  • poner en marcha nuevos métodos de generación de ingresos
  • nuevos métodos de reparto de poder
  • generar una mayor confianza en el tercer sector (serán claves a la hora de ofrecer todos los servicios que no puedan proporcionar otros organismos públicos)

Sinopsis

En este libro de lectura ineludiblemente obligada, tan inquietante como útil, Jeremy Rifkin intenta demostrarnos que estamos iniciando una nueva fase de la historia humana, caracterizada por lo que ya parece una permanente e inevitable decadencia de lo que hasta ahora entendíamos por trabajo. Las actuales cifras de desempleo, a escala mundial, son las mayores desde la gran depresión de los años 30. El número de personas infraempleadas o que carecen de trabajo está creciendo a un ritmo vertiginoso, debido sobre todo a los millones de recién llegados al mercado laboral que se están convirtiendo en víctimas propiciatorias de una nueva revolución tecnológica. Y los más sofisticados ordenadores, la robótica, las telecomunicaciones y otras formas de alta tecnología están sustituyendo rápidamente a los seres humanos en la mayor parte de los sectores económicos, trátese de los procesos de fabricación, de la distribución al por menor, del transporte, de la agricultura o de las diferentes actividades funcionariales.

En otras palabras, la gran mayoría de los trabajos van a desaparecer para no volver nunca jamás, de manera que el mundo acabará polarizándose en dos fuerzas, en dos tendencias potencialmente irreconciliables: por una parte, una élite bien informada que controlará y gestionará la economía global de alta tecnología; y, por otra, un creciente número de trabajadores permanentemente desplazados, con pocas perspectivas de futuro y aún menos esperanzas de conseguir un trabajo aceptable en un mundo cada vez más automatizado.

Partiendo de todo eso, Rifkin afirma que deberíamos empezar a plantearnos la existencia de la era posmercado, es decir, la que estamos empezando a vivir; pensar en formas alternativas a los planteamientos más habituales en torno al trabajo, poner en marcha nuevos modos de generación de ingresos y de reparto del poder; y generar una mayor confianza en el tercer sector; que a su vez deberá permitir la reconstrucción de nuestras comunidades y nuestras culturas. Debemos concienciarnos de que, si bien el fin del trabajo puede suponer el final de la civilización tal como la hemos conocido hasta ahora, quizá también sea el inicio de una gran transformación social que traiga consigo el renacimiento del espíritu humano

 

Siseguridad.es

www.siseguridad.com.es/

Julian Flores @juliansafety Director y Jefe de Seguridad habilitado por el Ministerio de Interior  Ceo Segurpricat Consulting Consultoria de Seguridad Nacional e internacional para latinoamerica:Formación en Seguridad …

Contacto

… Internacional · Analista de Riesgos · Nuestros Servicios …

Experiencia

Experiencia enseñanza planes autoprotección, seguridad …

Nuestros servicios de …

-Nuestros formadores propios instruiran al personal de su …

Quien soy

Soy Formador con la acreditación de profesor en centros de …

 

 

Consultoria de Seguridad Segurpricat Consulting

EL CATEDRATICO Y DOCTOR SANTIAGO NIÑO BECERRA DESMIENTE LOS AUGIRIOS DE RECUPERACION ECONÓMICA QUE PREDICE EL GOBIERNO, CON DATOS OBJECTIVOS DE CRIFRAS ECONOMICAS .

EL CATEDRATICO Y DOCTOR SANTIAGO NIÑO BECERRA DESMIENTE LOS AUGIRIOS DE RECUPERACION ECONÓMICA QUE PREDICE EL GOBIERNO, CON DATOS OBJECTIVOS DE CRIFRAS ECONOMICAS .

Articulos relacionados

EL CATEDRATICO Y DOCTOR SANTIAGO NIÑO BECERRA DESMIENTE LOS AUGIRIOS DE RECUPERACION ECONÓMICA QUE PREDICE EL GOBIERNO, CON DATOS OBJECTIVOS DE CRIFRAS ECONOMICAS.Durante la conferencia de ayer en la Facultad de la Economia y de Empresa en Universidad de Barcelona Avda Diagonal 696 Barcelona. Julian Flores Garcia Director u Socio Ceo Segurpricat ConsultingSegurpricat “Care on Safety

Niño-Becerra: “España necesita la inflación como lubricante”
El catedrático de Economía considera que Montoro “construye un escenario imposible” con los presupuestos de 2015

El catedrático de Economía Santiago Niño-Becerra ha dicho que “el modelo económico español es inflacionario, la economía española necesita la inflación como lubricante”, en una entrevista en el programa ‘8 al día’ de 8TV. Según ha apuntado, los presupuestos del gobierno español para 2015 “tienen una columna básica, el crecimiento del 2%”, mientras que la OCDE prevé que el crecimiento será del 1,5%.

El gobierno español prevé que “en 2014 terminará con tranquilidad absoluta”, lo que Niño-Becerra no ve tan claro. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, “dijo que todo el crecimiento debería estar dirigido a bajar el déficit”, pero los presupuestos que se han presentado son difíciles de cumplir: “Montoro construye un escenario imposible”, manifestó el catedrático de Economía.

 

Además, Niño-Becerra ha dicho, sobre un hipotético boicot a los productos catalanes, que “el dinero es el dinero. Si yo soy un empresario catalán que fabrica vasos y los vendo a un empresario de Ávila, y él obtiene la mejor relación calidad-precio, este empresario continuará comprándome los vasos. la ideología está muy bien, pero la pela es la pela “.

Finalmente, el catedrático ha manifestado que el enfrentamiento entre los gobiernos catalán y español terminará con un acuerdo: “Será una tormenta en un vaso de agua. No pasará nada. Habrá un pacto”. “Si Cataluña tuviera un concierto como el de Euskadi, irían entre 9.000 y 12.000 millones menos en España cada año”, concluyó
Santiago Niño Becerra, catedrático de Estructura Económica en Barcelona ya había pronosticado en julio de 2007 que iba a suceder era que a mediados de 2010 no va a ser una crisis sólo comparable a la de 1929, 2010 no es todavía aquí, pero estamos ver la crisis que ya están en el mercado de valores. O tal vez no lo somos. Para Niño Becerra lo que está sucediendo desde septiembre de 2007 a la fecha, hasta las enormes pérdidas del mes pasado, es sólo un preludio de la crisis mucho más grande que está llegando a mediados de 2010, y que según sus predicciones que podría durar 10 años, con el período de 2010-2012 es el peor de todos. Describe año tras año cómo la crisis va a pasar (incluso dando meses exactos para ciertos eventos), aquí está un resumen rápido de sus predicciones.

Septiembre 2007 a octubre 2009: Preludio a la crisis. Gobiernos tomarían medidas para evitar “las cosas van peor”.

Octubre 2009-mayo 2010: El cree que “las cosas no están funcionando como deberían” comienza a extenderse.

Mayo de 2010: La crisis se inicia con toda su fuerza.

2011: La peor y más duro año de la crisis.

2012-2015: Los gobiernos regulan la economía y la gente lo acepta porque están en estado de shock después de lo que pasó.

2015-2018: Poco a poco y no sin problemas la economía comienza a recoger y mejorar ligeramente.

Fin de 2018: Fin de la crisis.

Por supuesto, es sólo una predicción de lo que podría suceder, pero por alguna razón parece estar basada en tierra firme.

Mirando el lado positivo, la economía mundial comenzará a recuperarse lentamente en el año 2015,

Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.

 

Siseguridad.es

www.siseguridad.com.es/

 Director Ceo Segurpricat Consulting Consultoria de Seguridad Nacional e internacional para latinoamerica:Formación en Seguridad …

Contacto

… Internacional · Analista de Riesgos · Nuestros Servicios …

Quien soy

Soy Formador con la acreditación de profesor en centros de …

Nuestros servicios de …

-Nuestros formadores propios instruiran al personal de su …

Formación y Cursos

Area de Formación operativa impartiendo diversos cursos y …

Experiencia

Experiencia enseñanza planes autoprotección, seguridad …

Consultoria de seguridad …

Protocolos de actuación por desastres naturales. 1.5.-Plan …

9 Comentarios

  1. El catedrático de Economía Santiago Niño-Becerra y la profecía de Jeremy Rifkin: el fin del trabajo… Partiendo de todo eso, Rifkin afirma que deberíamos empezar a plantearnos la existencia de la era posmercado, es decir, la que estamos empezando a vivir; pensar en formas alternativas a los planteamientos más habituales en torno al trabajo, poner en marcha nuevos modos de generación de ingresos y de reparto del poder; y generar una mayor confianza en el tercer sector; que a su vez deberá permitir la reconstrucción de nuestras comunidades y nuestras culturas. Debemos concienciarnos de que, si bien el fin del trabajo puede suponer el final de la civilización tal como la hemos conocido hasta ahora, quizá también sea el inicio de una gran transformación social que traiga consigo el renacimiento del espíritu humano http://wp.me/p2n0XE-3tg @juliansafety

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s