“España tiene un problema de deuda mayor de lo que parece”

“Debería haber una conferencia para perdonar parte de la deuda a España” segùn el ciudadano alemán Hans-Werner Sinn Presidente del IFO declarando que cree que necesitamos en la UE una conferencia de deuda en la que la pongamos sobre la mesa, negociemos todos los países juntos qué hacer con esos niveles de deuda, pulsar el botón de reset y que países como Alemania asuman las pérdidas al perdonar parte de la deuda pública, de la deuda de los bancos y de la deuda del eurosistema

 http://fb.com/jefedeseguridad  http://www.siseguridad.es/blog

 

Segurpricat Consulting Advisory | LinkedIn

Join LinkedIn and see how you are connected to Segurpricat Consulting Advisory. It’s free.Get access to insightful information about your network at thousands 

Hans-Werner Sinn Presidente del IFO

“España tiene un problema de deuda mayor de lo que parece”

conomía / entrevista en bloomberg

El presidente del IFO pide que se perdone la deuda a las economías del sur de la UE

Día 08/07/2014 – 17.21h

El economista alemán considera que países como España, Italia o Portugal necesitan «un respiro» en forma de quita

El economista alemán y presidente del Ifo (Instituto de Investigación Económica), Hans-Werner Sinn, considera que las economías del sur de Europa que más han padecido los efectos de la crisis -España, Grecia, Portugal-, se merecen un respiro que debe llegar en forma de quita de la deuda de estos países.

Werner Sinn piensa que las economías del sur están en un nivel de apalancamiento tan elevado que «es insostenible»: «La única solución posible es perdonarles la deuda, y que los acreedores paguen el precio, no hay que seguir sangrandoles», considera en una entrevista concedida a «Bloomberg».

«Los hogares y las compañías están sobreendeudadas, los bancos están sobreendeudados, los países están sobreendeudados y los bancos centrales están sobreendeudados», subraya el economista alemán. Sinn apuesta por el modelo que ya se aplicó en la crisis asiática del 97, cuando se condonó la deuda de países como Tailandia Malasia, Indonesia y Filipinas.

Debe abordarse cuanto antes

El nivel de endeudamiento es tan insoportable que el economista cree que la única solución es que desde el seno de la UE se convoque un congreso para que desde allí se negocie una quita parcial. «Sé que para los acreedores no es agradable la idea de que no les van a devolver el dinero, pero es mejor que afronten esa idea cuanto antes» reitera Sinn.

Por el momento la receta aplicada: rebaja de precios y costes para ser más competitivos no está obteniendo resultados. Además, a eso se suma el peligro de la deflación, que «podría poner freno a los pocos avances conseguidos con los ajustes».

El hombre que ya hizo famosa la frase «hay que pulsar el botón del reset», sigue abogando por que países como la propia Alemania asuman las pérdidas y cuestiona sin reparos la política económica que dicta su Canciller, Angela Merkel.

El presidente del IFO, Hans-Werner Sinn, defiende más ajustes / Michaela Rehle (Reuters)

España intenta ser más alemana a través de una devaluación interna, pero en Alemania creen que queda mucho ajuste por delante. Esta semana, la escuela de negocios española Esade y el influyente think tank alemán IFO han organizado una jornada en Múnich sobre las perspectivas de futuro de Europa desde la perspectiva del Norte y del Sur.

Expertos alemanes y españoles insistieron en la necesidad de una mayor integración europea, algo que subrayó Javier Solana, presidente de EsadeGeo. Pero en materia económica hubo un claro contraste. Frente a la posición de David Vegara, director adjunto del Mecanismo Europeo de Estabilidad, partidario de un ajuste gradual (“para bajar del piso 25º, lo más rápido es tirarse al vacío, pero yo creo que es mejor bajar por las escaleras”, ejemplificó) y de preservar la unidad del euro, el presidente del IFO, Hans-Werner Sinn, un economista muy popular en Alemania, aboga por una drástica devaluación interna de salarios y precios en España y los demás países periféricos, por un euro con puerta de entrada y de salida y por una conferencia de deuda en la que los acreedores del Norte hagan una quita a los deudores del Sur.

Sinn sostiene que la deuda de los países periféricos es mucho mayor de lo que parece cuando se ajusta por el nivel de precios, lo que, en el caso español, sumaría más de 30 puntos de deuda sobre el Producto Interior Bruto (PIB). El presidente del IFO atendió a EL PAÍS y a otros dos medios españoles invitados por Esade a Múnich al finalizar su intervención.

Pregunta. En España se empieza a hablar ya de recuperación y crecimiento. ¿Qué le parece?

Respuesta. Nuestras previsiones también apuntan a que la economía va a crecer, pero el problema del mercado laboral va a continuar por la falta de competitividad. En España no se ve una mejora del mercado laboral, la tasa de desempleo ha estado subiendo de forma consistente hasta finales de 2013 y hay una contradicción entre lo que se dice y lo que se ve.

Debería haber una conferencia para perdonar parte de la deuda”

P. Pero ha habido mejoras de competitividad e inflación.

R. El nivel de precios está muy lejos de lo que era en relación con el resto de los socios cuando se anunció el euro en la cumbre de Madrid de 1995. Queda un largo camino por delante. Está siempre la posibilidad de aliviar el dolor del momento y frenar el ajuste, pero cuanto más se alivie ahora, más largo será el periodo de estancamiento después. Es como cuando estás cansado y te tomas un café bien cargado, te despierta algo, pero realmente no mejora la situación de tu cuerpo.

P. ¿Cree que hace falta más austeridad?

R. La austeridad es peligrosa para la sociedad porque la puede romper, pero, por otro lado, es necesaria para reequilibrar los precios y recuperar la competitividad. No sé cuál es la solución real. Solo cada propio país puede decidir dónde ir, sabiendo que la austeridad es necesaria, pero muy dolorosa. Es un camino estrecho, muy difícil de gestionar.

P. Usted cuestiona la sostenibilidad de la deuda de los países periféricos. ¿Es sostenible la deuda española?

R. La ratio de deuda sobre el PIB es menor que la de otros países en crisis, pero, aun así, es demasiado alta. Es parecida a la alemana, pero debería situarse por debajo del 60% porque, además, la deuda española en relación con el PIB está artificialmente baja, debido a la burbuja de inflación de la economía que hizo que el PIB creciera más rápido durante años. Pero esa inflación no era sostenible, era muy alta en relación con los otros países del euro, lo que impedía a España ser competitiva. Si la economía vuelve al nivel de precios en los que es competitiva, entonces la deuda en relación con el PIB será mucho mayor. El problema de la deuda es mayor de lo que parece, así que hace falta que España deje de tener déficit si quiere empezar a repagarla. En general, los niveles de deuda son insostenibles en algunos países, especialmente si se tiene en cuenta el realineamiento de precios necesario para que sean competitivos.

La ilusión de recuperar

el dinero es solo eso, una ilusión”

P. ¿Cree que la salida del euro sigue siendo una opción?

R. Es una opción, pero yo no la recomiendo. Creo que deberíamos ser más flexibles en la definición de la pertenencia al euro. Creo que debería haber reglas de salida y regreso al euro, sería mejor para todos. Si tuviésemos un proceso ordenado de salida temporal del euro y depreciación, no habría el caos que tanta gente teme. Si tuviéramos un proceso ordenado en el que la comunidad de países ayudase a un Estado en su salida, le ayudase con los bancos, con las importaciones esenciales y demás, entonces podría darse. Porque lo que necesita España es una devaluación. Yo no digo que España tenga que salir, sino que, en general, necesitamos un sistema más flexible donde un país pueda salir y, tras los ajustes y las reformas, pueda volver a entrar. Esa idea de tener una carretera en un solo sentido es estúpida. Tenemos generaciones de jóvenes perdidas en algunos países del euro que no van a encontrar un trabajo en buena parte de su vida por una falta de competitividad que no es innata, se debe a que los niveles de precios son demasiado altos en países como España o Grecia.

P. ¿Necesita España hacer una quita?

R. La deuda pública española no es tan grande, pero la deuda privada externa sí lo es. Así que el total sí lo es. Creo que necesitamos una conferencia de deuda en la que la pongamos sobre la mesa, negociemos todos los países juntos qué hacer con esos niveles de deuda, pulsar el botón de reset y que países como Alemania asuman las pérdidas al perdonar parte de la deuda pública, de la deuda de los bancos y de la deuda del eurosistema. Porque las pérdidas están ahí de todas formas. La ilusión de recuperar el dinero es solo eso, una ilusión. Hay que afrontar la realidad, no creo que este proceso de negar la evidencia nos lleve a ninguna parte. En todas las conferencias de deuda que ha habido en el mundo, la gente ha acabado concluyendo: “Oh, tendríamos que haberlo hecho antes”. No ha habido un solo caso en el que digan: “Ah, es demasiado pronto”.

Cuanto más se alivie el ajuste ahora, mayor será el estancamiento”

P. ¿Y cree que ocurrirá, que habrá una conferencia de deuda?

R. No, no sé. Distingo claramente entre lo que tendría que suceder y lo que va a suceder. No soy un político.

P. Los bancos centrales de países como Reino Unido o EE UU han estado comprando deuda y han evitado una doble recesión.

R. Si un banco central compra deuda, eso no sirve para mejorar la competitividad de la economía. Alivia el dolor del momento. Pero piense en la producción industrial. ¿Cómo mejora la producción industrial que el BCE compre bonos? Más bien al revés, si el Gobierno consigue nuevos fondos, los salarios se mantendrán altos y eso perjudicará la competitividad de la industria. Impedirá la devaluación real. El problema es que hemos intentado tener una unión monetaria sin tener una unión política. Tenemos que crear unos Estados Unidos de Europa con todo lo que eso implica. Mi modelo favorito es la Confederación Suiza. Su banco central puede comprar bonos públicos, pero no puede comprar bonos de los cantones, al igual que la Reserva Federal de EE UU no compra los bonos de California o Illinois.

P. ¿Qué le parecen las políticas de la nueva coalición de gobierno alemana?

R. Dar marcha atrás en algunas reformas que hizo hace 10 años el Gobierno de Schröeder va en la dirección equivocada.

http://fb.com/jefedeseguridad  Segurpricat consulting Advisory Segurpricat consulting

HANS-WERNER SINN | Presidente del IFO

“España tendrá 10 años más de crisis y una devaluación interna del 30%” declaro el pasado mes de Marzo 2.013.

El presidente del prestigioso instituto económico alemán aconseja a Rajoy que siga el modelo alemán

ans-Werner Sinn posa en la sede del IFO en Múnich. / MICHAELA REHLE (REUTERS)

No debe ser fácil ser Angela Merkel. La canciller alemana lleva años dictando la política económica europea y se enfrenta, por el flanco izquierdo, a un nutrido grupo de brillantes economistas —los Stiglitz, Krugman, Blanchard y tantos otros— que consideran que las ideas neoliberales están incrustadas en las infraestructuras básicas de Berlín y de Europa, y que advierten que la austeridad no va a generar ni el crecimiento ni la confianza que nos prometían Berlín y Bruselas. Justo al otro lado, hay un segundo grupo que acusa a Merkel de blandengue. Sostienen que Berlín debería oponerse frontalmente a las políticas europeas, desde los rescates a las medidas extraordinarias del BCE, porque son una especie de placebo: la terapia equivocada que no va a conseguir más que retrasar el imprescindible y dolorosísimo ajuste que está por venir. Hans-Werner Sinn, presidente del influyente think tank alemán IFO, es quizá el máximo exponente de esa facción que reclama a Merkel que se oponga a casi todo, que sostiene que la oleada de austeridad no ha hecho más que empezar.

Controvertido, dogmático, con fama de riguroso y con ese aire peculiar que le dan la barba de Capitán Ahab y un poso ideológico que le convierte en una especie de Moby Dick de la economía, Sinn es lo más parecido a una estrella del pop entre los economistas alemanes. Sus libros —con títulos esperanzadores: ¿Puede salvarse Alemania?— se venden como rosquillas. Sus charlas llenan auditorios. Sus opiniones tienen una formidable tracción, hasta en la cancillería, a quien se enfrenta cuando considera que cede demasiado ante Europa. Agitador y propagandista de sí mismo, en el arranque de la crisis detonó todas las alarmas con un vaticinio apocalíptico: “Dentro de unos años, nuestros hijos se verán obligados a ir al Sur de Europa a recuperar nuestro dinero”. Ahora, proclama que el Sur tiene que acometer una sensacional devaluación interna, y que ya no hay excusas: eso o el final del euro. Llegado desde Múnich, Sinn recibe a este diario en la sede del Centro de Estudios Políticos Europeos (CEPS) en Bruselas. Pega duro. Pero curiosamente algunas de sus recetas coinciden con las de sus antagonistas más zurdos y neokeynesianos. Cosas de esa lasaña de complejidades en la que se ha convertido la economía europea.

Pregunta. Considera que el Sur apenas ha iniciado la senda de ajustes. ¿De qué han servido entonces tres años de austeridad?

“Menos austeridad ahora supondrá más dolor en el futuro”

Respuesta. El efecto tango que provocó el euro durante años requiere ahora de un fuerte reequilibrio. No hay soluciones fáciles: va a ser doloroso. Hay tres alternativas. Una: devaluación interna en el Sur. Dos: devaluación interna en el Sur a través de una expansión en el Norte. Y tres: salida del euro de algunos países. Lo más probable es una combinación de esas opciones. España, Portugal y Grecia necesitan una devaluación interna del 30%; Francia, del 20%; Italia, un recorte de precios del 10%. A la vez Alemania debe encarecerse un 20%. Es cierto que desde el arranque de la crisis hubo ajustes en la periferia, pero escasos en general.

“Grecia está desesperada, no podrá prosperar con el euro”

P. ¿Qué le espera a España?

“Rajoy debe volver a bajar los salarios aunque no gane las elecciones”

R. La ventaja de España es su potencial para recuperar competitividad. Ha mostrado flexibilidad, y eso hace posible mejorar vía exportaciones. La desventaja es su deuda externa, de más de un billón de euros. Pero lo más importante es la competitividad, y ahí soy medianamente optimista. A la vez, no tengo dudas de que les espera una década, incluso más, de austeridad hasta llegar a esa devaluación interna del 30%.

“La única posibilidad es trasladar el modelo alemán a toda la UE”

P. ¿Final del túnel para… 2023?

R. Sí, algo así, porque las primeras medidas acaban de aprobarse. Cuando Alemania entró en crisis, allá por 1995, no empezó a levantar cabeza hasta 2002, siete años después. España necesita un lapso de tiempo equivalente hasta que la sociedad y los políticos entiendan la gravedad de la crisis, hasta generar el entorno que permita hacer reformas. Eso está llegando. A partir de ahí hay que esperar otra década más para que los esfuerzos den resultado.

P. ¿Alemania no debería cambiar de política para hacer más suave esa travesía del desierto?

R. Alemania puede expandirse; otros países con superávit pueden hacer lo mismo. Lo preferible es que el ahorro alemán no se vaya a otros países, sino que cree una burbuja en casa. Las fuerzas del mercado van a favorecer ese movimiento, aunque con Alemania no es sencillo. Ya hay un incipiente boom de la construcción, y los precios y salarios van hacia arriba junto a la economía. La competitividad de la exportación va a bajar gradualmente.

P. ¿Así de fácil?

R. Quizá no. Alemania no va a expandirse tan rápido como lo hizo el Sur cuando nosotros lo necesitábamos: los alemanes tenemos una relación paranoica con la inflación. Pero hay cosas que pueden ayudar: una devaluación fiscal en la periferia (reducir las cotizaciones sociales y subir el IVA) facilitaría las cosas. Además, debe haber quitas significativas en el Sur: algunos países no pueden satisfacer sus deudas, y eso es mejor que los rescates.

P. ¿Y mutualizar deuda?

R. Es la receta adecuada para resucitar conflictos. Lo demuestra la historia de EE UU.

P. El FMI, que no es precisamente heterodoxo, defiende la mutualización. Y mantiene que el exceso de austeridad europeo es contraproducente.

R. En la zona euro la austeridad es inevitable. Es un proceso extremadamente difícil, pero no hay alternativa. Algunos querrían menos ajustes. Lo entiendo. Pero menos austeridad supondría menos sufrimiento ahora a cambio de más dolor en el futuro y de aumentar el riesgo de ruptura del euro. No hay que hacerse ilusiones con el dolor que viene. Será duro. Las devaluaciones internas pueden ser crueles. Pero si algún país cree que va a ser demasiado, se puede salir del euro.

P. Es el caso de Grecia, según su tesis. ¿Y España?

R. No creo que España tenga que salir. Grecia sí: está en una situación tan desesperada, no podrá prosperar en el euro. Las actuales exigencias europeas sacrifican a una generación a un desempleo masivo. Portugal está en una situación similar.

P. ¿Qué papel juega el BCE?

R. El BCE ha empleado una lógica convincente a fin de no permitir el colapso. Pero imprimir dinero infravalorando los riesgos no es una solución a largo plazo. Se ha aliviado el dolor, pero con ello solo se posponen los ajustes necesarios. El BCE, la Comisión y el FMI diagnosticaron mal la crisis, como si fuera un problema puramente fiscal y financiero, sin caer en la pérdida de competitividad del Sur. Por eso hemos acudido a apaños en lugar de buscar soluciones reales. Existen serios riesgos de desestabilización de seguir con esa política de rescates.

P. En España existe la sensación de que el Gobierno alemán agrava la crisis con declaraciones y decisiones malintencionadas…

R. Depende… La crisis se generó por el excesivo flujo de capitales de Alemania hacia el Sur; eso sobrecalentó las economías de la periferia y las hizo dependientes del crédito externo. Los mercados han entendido ese error; lo están corrigiendo. Pero no te puedes lavar la cara sin mojarte.

P. ¿Un consejo para Rajoy?

R. Rajoy debe aprobar otra reforma laboral que flexibilice los salarios a la baja. Eso hizo Schröder en 2003. Eliminó el salario mínimo y laminó el Estado del Bienestar privando a millones de personas de sus ayudas sociales: eso causó disturbios y protestas. Le costó el cargo. Sin embargo, se trataba de la política adecuada. Puede que con eso Rajoy no consiga gobernar mucho tiempo, pero eso es lo que España necesita.

P. Aconseja germanizar España: trasladar el modelo alemán a toda Europa.

R. Esa es la única posibilidad.

http://fb.com/jefedeseguridad http://segurpricat.com.es

4 Comentarios

  1. “España tiene un problema de deuda mayor de lo que parece”Alemania puede expandirse; otros países con superávit pueden hacer lo mismo. Lo preferible es que el ahorro alemán no se vaya a otros países, sino que cree una burbuja en casa. Las fuerzas del mercado van a favorecer ese movimiento, aunque con Alemania no es sencillo. Ya hay un incipiente boom de la construcción, y los precios y salarios van hacia arriba junto a la economía. La competitividad de la exportación va a bajar gradualmente.

    Me gusta

  2. Julian Flores Garcia .- HANS-WERNER SINN afirma“España tiene un problema de deuda mayor de lo que parece” Consultoria Segurpricat Consulting http://wp.me/p2n0XE-37q
    “España tiene un problema de deuda mayor de lo que parece”
    “España tiene un problema de deuda mayor de lo que parece”
    http://segurpricat.org

    “Debería haber una conferencia para perdonar parte de la deuda a España” segùn el ciudadano alemán Hans-Werner Sinn Presidente del IFO declarando que cree que necesitamos en la UE una conferencia d…

    Jorge Ignacio Mata Arribas

    Jorge Ignacio Mata Arribas “Creo que no sólo España, sino el mundo occidental en general tiene un problema con la deuda mayor de lo que nos parece. Un saludo y gracias por compartir. ” Hace 1 día

    Julian Flores Garcia “Gracias a ti Jorge Ignacio Mata Arribas por colaborar con tu opinión eres muy ambale, considero que los paises del Sur de Europa los mencionados antes como los PIGS tenemos un grave problema que antes de dos años deberia solucionarse, lo …más” Hace 50 min.
    Jorge Ignacio Mata Arribas

    Jorge Ignacio Mata Arribas “Sin duda Julian Flores Garcia. La cuestión por la que generalizo es que si el sur de Europa entra en “default” los principales afectados (además de los propios países en quiebra) serán los acreedores que son, ni más ni menos, que las supuestas economías más saneadas del norte de Europa. Y un derrumbamiento económico en Europa afectaría más de lo que muchos piensan al resto de economías occidentales. Hoy en día, prácticamente todos estamos metidos en el ajo. Un saludo y gracias por tus palabras. ” Hace 44 min.
    Julian Flores Garcia

    Julian Flores Garcia “No podemos estar màs de acuerdo Jorge Ignacio Mata Arribas cuando Hans-Werner Sinn Presidente del IFO aleman declara que cree que necesitamos en la UE una conferencia, es que esta prevista hacerla este año 2014, a partir de Noviembre/…más” Hace 32 min… http://segurpricat.org

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s