El Sahel, una extensa franja de terreno de 5.400 kilómetros de largo y más de 1.000 de ancho que recorre diez países y que divide África en dos –el desierto al norte y el trópico al sur-, es el escenario que más preocupa a las Fuerzas Armadas españolas, especialmente países como Malí, lugar donde operan y se adiestran grupos yihadistas.

 

Echa un vistazo a la aplicación móvil de Segurpricat Acabo de utilizar!

El seminario sobre el conflicto en el Sahel reúne a altos cargos militares

Ayer comenzó el Curso de Verano sobre seguridad en la orilla sur del Mediterráneo
Juan Antonio Moliner González, General de División.  [ La Voz ]
Los cursos de verano de la Universidad de Almería siguen su curso. Ayer se inauguró, en el Hotel Playadulce en Roquetas de Mar, el relacionado con la seguridad en el Sahel, denominado: “La orilla sur del Mediterráneo y el Sahel: un espacio avanzado para la seguridad”.El Sahel, una extensa franja de terreno de 5.400 kilómetros de largo y más de 1.000 de ancho que recorre diez países y que divide África en dos –el desierto al norte y el trópico al sur-, es el escenario que más preocupa a las Fuerzas Armadas españolas, especialmente países como Malí, lugar donde operan y se adiestran grupos yihadistas.Yihadismo

Así lo señaló el General de División Juan Antonio Moliner González, director del Gabinete técnico de la Secretaría General de Política de Defensa del Ministerio de Defensa, que participó en el curso de verano. Las amenazas, sin embargo, dijo, no proceden solo del yihadismo, sino del tráfico ilegal de drogas, armas y seres humanos del que se nutre el radicalismo islámico y que afectan directamente a Europa y a nuestro país por la cercanía geográfica.

En la actualidad, militares españoles participan en cinco misiones bilaterales de la Unión Europea en la zona. La presencia militar no significa, decía hoy el General Moliner, que no haya “sensibilización” y no se estén realizando importantes esfuerzos en cooperación para ayudar a que la población autóctona mejore sus condiciones de vida.

Dos misiones

En el Sahel hay en marcha dos misiones de apoyo a Francia en Mali, con un destacamento aéreo y medio centenar de militares que intervienen en acciones logísticas y de tipo aéreo. De forma parecida se opera en la República Centro Africana, aunque esta vez los militares españoles tengan la sede en Gabón. Además de ello, están las misiones comandadas por la Unión Europea de refuerzo a las fuerzas armadas malienses y la EuroFor en la RCA, en desarrollo actualmente, y otra más de apoyo en Mali a la espera de que la Unión Africana se haga cargo de la seguridad en la zona.

“Nuestro interés está en el Sahel Occidental. Estamos intentando desarrollar una estrategia global que contemple todos estos aspectos, que no tenga solo el instrumento militar, sino también el de desarrollo y de cooperación”, apuntó ayer este alto mando militar. La suya fue la primera de las ponencias del curso que dirige Javier Ángel Soriano, subdelegado de Defensa en Almería. El Coronel Mario Laborie, otro de los ponentes del curso, señaló ayer que el radicalismo islámico, el tráfico ilícito y el crimen organizado están tan profundamente imbricados en el Sahel que es difícil saber “dónde acaba uno y empieza otro”.

Coronel Laborie

En su lucha, dijo, está siendo fundamental la presión que ejercen los países occidentales y el papel desempeñado por Marruecos, que está sirviendo de último freno al yihadismo. Además, el reino alahuita está actuando como filtro a las rutas de traficantes de seres humanos o de la droga, que tendrían el campo mucho más libre si no fuera por la acción de la policía y el ejército marroquí, ha explicado en los cursos de verano de la UAL el Jefe de Estudios de la Escuela de Guerra del Ejército de Tierra.

El Coronel Laborie explicó también que “dónde no llega un gobierno habrá siempre otro grupo, de la ideología que sea y con la motivación que sea, que ocupará ese espacio”, señaló.