Nuevas Funciones del Director de Seguridad sujeto a infracciones y sanciones como personal de seguridad Multas de 6.001 a 30.000 euros,

Safety Consulting Segurpricat Consultoria de Seguridad

f17c6-julianflores828fc-qr_img

POR LA COMISIÓN DE INFRACCIONES MUY GRAVES:

  • Multas de 6.001 a 30.000 euros.
  • Extinción de la habilitación, que comportará la prohibición de volver a obtenerla por un plazo de entre uno y dos años, y cancelación de la inscripción en el Registro Nacional.

 

Funciones en relación con la empresa o entidad en la que presten sus servicios, corresponde a los directores de seguridad el ejercicio de las siguientes funciones: Directores y Departamentos de Seguridad

  1. La organización, dirección, inspección y administración de los servicios y recursos de seguridad privada disponibles.
  2. La identificación, análisis y evaluación de situaciones de riesgo que puedan afectar a la vida e integridad de las personas y al patrimonio.
  3. La planificación, organización y control de las actuaciones precisas para la implantación de las medidas conducentes a prevenir, proteger y reducir la manifestación de riesgos de cualquier naturaleza con medios y medidas precisas, mediante la elaboración y desarrollo de los planes de seguridad aplicables.
  4. El control del funcionamiento y mantenimiento de los sistemas de seguridad privada.
  5. La validación provisional, hasta la comprobación, en su caso, por parte de la Administración, de las medidas de seguridad en lo referente a su adecuación a la normativa de seguridad privada.
  6. La comprobación de que los sistemas de seguridad privada instalados y las empresas de seguridad privada contratadas, cumplen con las exigencias de homologación de los organismos competentes.
  7. La comunicación a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad competentes de las circunstancias o informaciones relevantes para la seguridad ciudadana, así como de los hechos delictivos de los que tenga conocimiento en el ejercicio de sus funciones.
  8. La interlocución y enlace con la Administración, especialmente con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, respecto de la función de seguridad integral de la entidad, empresa o grupo empresarial que les tenga contratados, en relación con el cumplimiento normativo sobre gestión de todo tipo de riesgos.
  9. Las comprobaciones de los aspectos necesarios sobre el personal que, por el ejercicio de las funciones encomendadas, precise acceder a áreas o informaciones, para garantizar la protección efectiva de su entidad, empresa o grupo empresarial.

Infracciones

El personal que desempeñe funciones de seguridad privada, así como los ingenieros, técnicos, operadores de seguridad y profesores acreditados, podrán incurrir en las siguientes infracciones:

 

MUY GRAVES

  1. El ejercicio de funciones de seguridad privada para terceros careciendo de la habilitación o acreditación necesaria.
  2. El incumplimiento de las previsiones contenidas en la ley sobre tenencia de armas de fuego fuera del servicio y sobre su utilización.
  3. La falta de reserva debida sobre los hechos que conozcan en el ejercicio de sus funciones o la utilización de medios materiales o técnicos de tal forma que atenten contra el derecho al honor, a la intimidad personal o familiar, a la propia imagen o al secreto de las comunicaciones cuando no constituyan delito.
  4. La negativa a prestar auxilio o colaboración a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, cuando sea procedente, en la investigación y persecución de actos delictivos; en el descubrimiento y detención de los delincuentes; o en la realización de las funciones inspectoras o de control que les correspondan.
  5. La negativa a identificarse profesionalmente, en el ejercicio de sus respectivas funciones, ante la Autoridad o sus agentes, cuando fueren requeridos para ello.
  6. La realización de investigaciones sobre delitos perseguibles de oficio o la falta de denuncia a la autoridad competente de los delitos que conozcan los detectives privados en el ejercicio de sus funciones.
  7. La realización de actividades prohibidas en el artículo 8.4 de la Ley 5/2014, de 4 de abril, de Seguridad Privada, sobre reuniones o manifestaciones, conflictos políticos y laborales, control de opiniones o su expresión, o la información a terceras personas sobre bienes de cuya seguridad estén encargados, en el caso de que no sean constitutivas de delito; salvo que sean constitutivas infracción a la normativa sobre protección de datos de carácter personal.
  8. El ejercicio abusivo de sus funciones en relación con los ciudadanos.
  9. La realización, orden o tolerancia, en el ejercicio de su actuación profesional, de prácticas abusivas, arbitrarias o discriminatorias, incluido el acoso, que entrañen violencia física o moral, cuando no constituyan delito.
  10. El abandono o la omisión injustificados del servicio por parte del personal de seguridad privada, dentro de la jornada laboral establecida.
  11. La elaboración de proyectos o ejecución de instalaciones o mantenimientos de sistemas de seguridad conectados a centrales receptoras de alarmas, centros de control o de videovigilancia, sin disponer de la acreditación correspondiente expedida por el Ministerio del Interior.
  12. La no realización del informe de investigación que preceptivamente deben elaborar los detectives privados o su no entrega al contratante del servicio, o la elaboración de informes paralelos.
  13. El ejercicio de funciones de seguridad privada por parte del personal a que se refiere el artículo 28.3 y 4 de la Ley de Seguridad Privada.
  14. La comisión de una tercera infracción grave o de una grave y otra muy grave en el período de dos años, habiendo sido sancionado por las anteriores.

GRAVES

  1. La realización de funciones de seguridad privada que excedan de la habilitación obtenida.
  2. El ejercicio de funciones de seguridad privada por personal habilitado, no integrado en empresas de seguridad privada, o en la plantilla de la empresa, cuando resulte preceptivo o al margen de los despachos de detectives.
  3. La falta de respeto al honor o a la dignidad de las personas.
  4. El ejercicio del derecho a la huelga al margen de lo dispuesto al respecto para los servicios que resulten o se declaren esenciales por la autoridad pública competente, o en los que el servicio de seguridad se haya impuesto obligatoriamente.
  5. La no identificación profesional, en el ejercicio de sus respectivas funciones, cuando fueren requeridos para ello por los ciudadanos.
  6. La retención de la documentación personal en contra de lo previsto en el artículo 32.1.b) de la Ley de Seguridad Privada.
  7. La falta de diligencia en el cumplimiento de las respectivas funciones por parte del personal habilitado o acreditado.
  8. La identificación profesional haciendo uso de documentos o distintivos diferentes a los dispuestos legalmente para ello o acompañando éstos con emblemas o distintivos de apariencia semejante a los de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o de las Fuerzas Armadas.
  9. La negativa a realizar los cursos de formación permanente a los que vienen obligados.
  10. La elaboración de proyectos o ejecución de instalaciones o mantenimientos de sistemas de seguridad conectados a centrales receptoras de alarmas, centros de control o de videovigilancia, no ajustados a las normas técnicas reglamentariamente establecidas.
  11. La omisión, total o parcial, de los datos que obligatoriamente debe contener el informe de investigación que deben elaborar los detectives privados.
  12. El ejercicio de funciones de seguridad privada incompatibles entre sí, por parte de personal habilitado para ellas.
  13. La comisión de una tercera infracción leve o de una grave y otra leve, en el período de dos años, habiendo recaído sanción por las anteriores.
  14. La validación provisional de sistemas o medidas de seguridad que no se adecuen a la normativa de seguridad privada.

LEVES

  1. La actuación sin la debida uniformidad o medios, que reglamentariamente sean exigibles, o sin portar los distintivos o la documentación profesional, así como la correspondiente al arma de fuego utilizada en la prestación del servicio encomendado.
  2. El trato incorrecto o desconsiderado con los ciudadanos.
  3. La no cumplimentación, total o parcial, por parte de los técnicos acreditados, del documento justificativo de las revisiones obligatorias de los sistemas de seguridad conectados a centrales receptoras de alarmas, centros de control o de videovigilancia.
  4. En general, el incumplimiento de los trámites, condiciones o formalidades establecidos por la ley, siempre que no constituya infracción grave o muy grave.
 
Directores y Departamentos de Seguridad


La figura del director de Seguridad es inexistente en la Ley de Seguridad Privada anterior, datada de 1992 , ya que en su Capítulo II , dedicado al «personal de seguridad», no recoge esta figura y ha tenido que esperar a tener «rango de Ley», a la recientemente aprobada Ley de Seguridad Privada (LSP), que entró en vigor el 5 de junio de 2014 (1). En origen, allá por los comienzos de la década de 2000, la figura del director de Seguridad estaba enmarcada en el ámbito de los jefes de
Seguridad, de forma que constantemente se confundían las funciones de ambas figuras. En los últimos 10 años, la Dirección de Seguridad ha venido regulándose y cogiendo fuerza como profesión propia en el ámbito de la Seguridad Privada y diferenciada con la del jefe de Seguridad, limitando esta última a las empresas de seguridad.

La consolidación del director de Seguridad viene de la mano de esta nueva Ley (2), que la define como una profesión de Seguridad Privada y se establecen sus funciones.

Estamos, por tanto, aunque no lo parezca, ante una nueva profesión con escasos diez años de vida y que está consolidándose como elemento crucial en la seguridad y formando parte de este
concepto de seguridad integral (3), pero como veremos con un amplio margen de maniobra hacia lo que quiera que sea el futuro formativo por parte del Ministerio del Interior.

Estamos ante una «profesión de seguridad privada», regulada en la Ley de Seguridad Privada (4) (LSP) y son los profesionales titulados por una Universidad y habilitados por el Ministerio del Interior, que dependen de una empresa que contrata servicios de seguridad.

Debemos tener en cuenta que hay que tomar en consideración la convivencia de la nueva Ley de 2014, con el Reglamento de Seguridad Privada, aprobado por el Real Decreto 2364/1994, de 9 de diciembre, y el resto de la normativa en lo que no contravenga a esta nueva Ley.

Funciones del director de Seguridad

Las funciones generales de los directores de Seguridad son las siguientes (5):

a) La organización, dirección, inspección y administración de los servicios y recursos de seguridad privada disponibles.

b) La identificación, análisis y evaluación de situaciones de riesgo que puedan afectar a la vida e integridad de las personas y al patrimonio.

c) La planificación, organización y control de las actuaciones precisas para la implantación de las medidas conducentes a prevenir, proteger y reducir la manifestación de riesgos de cualquier naturaleza con medios y medidas precisas, mediante la elaboración y desarrollo de los planes de seguridad aplicables.

d) El control del funcionamiento y mantenimiento de los sistemas de seguridad privada.

e) La validación provisional, hasta la comprobación, en su caso, por parte de la Administración, de las medidas de seguridad en lo referente a su adecuación a la normativa de seguridad privada.

f) La comprobación de que los sistemas de seguridad privada instalados y las empresas de seguridad privada contratadas, cumplen con las exigencias de homologación de los organismos competentes.

g) La comunicación a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad competentes de las circunstancias o informaciones relevantes para la seguridad ciudadana, así como de los hechos delictivos de los que tenga conocimiento en el ejercicio de sus funciones.

h) La interlocución y enlace con la Administración, especialmente con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, respecto de la función de seguridad integral de la entidad, empresa o grupo empresarial que les tenga contratados, en relación con el cumplimiento normativo sobre gestión de todo tipo
de riesgos.

i) Las comprobaciones de los aspectos necesarios sobre el personal que, por el ejercicio de las funciones encomendadas, precise acceder a áreas o informaciones, para garantizar la protección efectiva de su entidad, empresa o grupo empresarial.

Funciones asumidas de los Jefes de Seguridad

También, cuando una empresa de seguridad preste servicio a un usuario que cuente con su propio director de Seguridad, aglutina determinadas funciones de los jefes de Seguridad, concretamente las siguientes (6):

a) El análisis de situaciones de riesgo y la planificación y programación de las actuaciones precisas para la implantación de los servicios de seguridad privada.

b) La organización, dirección e inspección del personal y servicios de seguridad privada.

c) La propuesta de los sistemas de seguridad que resulten pertinentes, y el control de su funcionamiento y mantenimiento, pudiendo validarlos provisionalmente hasta tanto se produzca la inspección y autorización, en su caso, por parte de la Administración.

d) El control de la formación permanente del personal de seguridad que de ellos dependa, y la propuesta de la adopción de las medidas o iniciativas adecuadas para el cumplimiento de dicha
finalidad.

e) La coordinación de los distintos servicios de seguridad que de ellos dependan, con actuaciones propias de protección civil en situaciones de emergencia, catástrofe o calamidad pública.

Funciones en el ámbito de infraestructuras críticas

Además, también le corresponde la función de «Ejercer de Responsable de Seguridad y Enlace del Operador Critico » (7).

Delegación de funciones

Estas funciones, además podrá delegarse (8), de acuerdo a lo que se establezca reglamentariamente, lo que supone un importante reconocimiento sobre la capacidad del director de Seguridad e incluso considerar una «mayoría de edad» de esta figura.

Formación de base

Hasta ahora, para ejercer la profesión de director de Seguridad, era preciso contar con la titulación de seguridad reconocida por el Ministerio del Interior y estar debidamente habilitado por este (9). Con la entrada en vigor de la nueva Ley de 2014 la situación puede cambiar sustancialmente, ya que establece que la formación de los jefes de seguridad consistirá en:

«…la obtención bien de un título universitario oficial de grado en el ámbito de la seguridad que acredite la adquisición de las competencias que se determinen, o bien del título del curso de Dirección de seguridad, reconocido por el Ministerio del Interior» (10).

Lo que viene a significar lo siguiente:

a) Apuntar esta figura, cierto es que también la del jefe de Seguridad, hacia la integración en el ámbito universitario, al exigir la obtención de un título de Grado, es decir, uno de los nuevos títulos
del Espacio Europeo de Educación Superior y su convergencia de Bolonia.

b) La ampliación de su contenido formativo a cuatro años, tiempo mínimo requerido para los estudios de Grado y por lo tanto la necesidad de cursar al menos 240 créditos ECTS (11).

No obstante, este «guiño» universitario que hace a esta profesión le permite una cierta convivencia, a mi entender peligrosa, con los actuales cursos de directores de seguridad reconocidos por el Ministerio del Interior y por tanto con una carga académica significativa muy inferior.

El haber dado rango de Ley a este tipo de cursos, limita su modificación también a esta jerarquía normativa, por lo que su modificación llevará muchos años, lo que podrá permitir una convivencia
entre aquellos directores de Seguridad que obtengan la habilitación profesional de director de Seguridad a través de un título de Grado con aquellos que lo obtengan mediante los cursos
convencionales.

Pero, en el caso en el que realmente se pretenda dar este rango universitario y un contenido más extenso a la formación de este colectivo, dado que es el el Ministerio del Interior quien deberá
reconocer esta formación, tiene varias posibilidades, a saber:

1. Aumentar sensiblemente la carga lectiva de los actuales cursos que tiene reconocido el Ministerio, tal y como efectuó hace escasos años con la modificación del contenido formativo.

2. Reconocer únicamente aquellos títulos con rango de postgrado, es decir master que respondan a un programa formativo concreto.

3. Limitar este reconocimiento o determinados títulos de Grado con una carga lectiva con un contenido concreto.

Estamos por tanto ante un momento muy interesante donde el papel y visión del Ministerio del Interior es crucial para el futuro formativo de esta profesión.

Departamento de Seguridad

Un aspecto muy interesante de la nueva Ley es que uno de los tipos de medidas de seguridad que se puede adoptar es la creación de departamentos de Seguridad(12).

Características

Este departamento se concibe con las siguientes características (13):

a) Sera único para cada entidad, empresa o grupo empresarial.

b) Su competencia es en todo el ámbito geográfico donde actúe la empresa u organización.

c) Comprenderá la administración y organización de los servicios de seguridad de la empresa o grupo, incluso,  en su caso, del transporte y custodia de efectos y valores.

Funciones

Tiene las siguientes funciones (14):

a) Dirección de los vigilantes de seguridad o guardas particulares del campo.

b) Control del funcionamiento de las instalaciones de sistemas físicos y electrónicos.

c) Mantenimiento de éstos y la gestión de las informaciones que generen.

Dirección del departamento

Al frente de la seguridad integral de la entidad, empresa o grupo empresarial a un director de Seguridad en los siguientes casos (15):

a) Se exija por normativa de desarrollo por la dimensión de su servicio de seguridad.

b) Se acuerde por decisión gubernativa gubernativa, en atención a las medidas de seguridad y al grado de concentración de riesgo.

c) Lo prevea una disposición especial.

Obligación de existencia

En este sentido, hay que tener en cuenta que esta posibilidad ya está recogida en el actual Reglamento de Seguridad todavía en vigor, como «Supuestos de existencia obligatoria»(16) para los siguientes casos:

a. En las empresas o entidades que constituyan, en virtud de disposición general o decisión gubernativa, departamento de Seguridad.

b. En los centros, establecimientos o inmuebles que cuenten con un servicio de seguridad integrado por veinticuatro o más vigilantes de seguridad o guardas particulares del campo, y cuya
duración prevista supere un año.

c. Cuando así lo disponga la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil para los supuestos supraprovinciales, o el Subdelegado del Gobierno de la provincia, atendiendo el volumen de medios personales y materiales, tanto físicos como electrónicos, el sistema de seguridad de la entidad o establecimiento, así como la complejidad de su funcionamiento y el grado de concentración de riesgo.

Por otra parte, es obligatorio disponer de un director de seguridad en los caso de contar con un «departamento de Seguridad facultativo» (17) .

 


1 Conforme a la nueva Ley 5/2014, de 4 de abril, de Seguridad Privada. Real Decreto 2364/1994, de 9 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Seguridad Privada (incluye modificaciones efectuadas por el Real Decreto 4/2008, de 11 de enero).
2 Ley 23/1992, de 30 de julio, de Seguridad Privada.
3 Ver, BALLBE, M., «Seguridad integral: un nuevo concepto», en FERNANDEZ, P., Seguridad humana, Barcelona, 2006.
4 Artículo 26.1, de la Ley 5/2014, de 4 de abril, de Seguridad Privada (LSP).
5 Artículo 36, de la Ley 5/2014, de 4 de abril, de Seguridad Privada.
6 Artículo 35.1 de la LSP.
7 Artículo16.2 de la Ley 8/2011, de 28 de abril, por la que se establecen medidas para la protección de las infraestructuras críticas (LIC).
8 Artículo 36.5 LSP.
9 Según la Orden INT/318/2011, de 1 de febrero, sobre personal de seguridad privada.
10 Artículo 29.1. b de la LSP.
11 ECTS: European Credit Transfer and Accumulation System o Sistema Europeo de Transferencia y Acumulación de Crédito, que representan, en forma de un valor numérico (entre 1 y 60) asignado a cada unidad de curso, el volumen de trabajo que el estudiante debe realizar para superar cada una de ellas.
12 Artículo 52.1.d), LSP.
13 Artículo 116 RSP.
14 Artículo Art. 116 RSP
15 Artículo 36.2., LSP.
16 Artículo Art. 96 RSP.
17 Artículo 115 del RSP.

Fuente: Belt.


BIBLIOGRAFIA

BALLBE, M., Seguridad integral.
Un nuevo concepto, Instituto Superior de Estudios de Seguridad, Barcelona, 2003.
ISTURITZ, J. J., “Planificación integral de la seguridad”, en: Cuadernos de seguridad, nº 282, Madrid, 2013.

BOLIEK, B., “Agencies in crisis?: examination of state and Federal Agency Emergency Powers”, en: Fordham Law Review, Fordham University, 2013.

Sanciones

POR LA COMISIÓN DE INFRACCIONES MUY GRAVES:

  • Multas de 6.001 a 30.000 euros.
  • Extinción de la habilitación, que comportará la prohibición de volver a obtenerla por un plazo de entre uno y dos años, y cancelación de la inscripción en el Registro Nacional.

POR LA COMISIÓN DE INFRACCIONES GRAVES

  • Multas de1.001 a 6.000 euros.
  • Suspensión temporal de la habilitación por un plazo de entre seis meses y un año.

POR LA COMISIÓN DE INFRACCIONES LEVES

  • Apercibimiento.
  • Multas de 300 a 1.000 euros.

Consultoria de Seguridad Segurpricat Consulting

Promociona también tu página

7 Comentarios

  1. Directores y Departamentos de Seguridad

    La figura del director de Seguridad es inexistente en la Ley de Seguridad Privada anterior, datada de 19922 , ya que en su Capítulo II , dedicado al «personal de seguridad», no recoge esta figura y ha tenido que esperar a tener «rango de Ley», a la recientemente aprobada Ley de Seguridad Privada (LSP), que entró en vigor el 5 de junio de 2014 (1). En origen, allá por los comienzos de la década de 2000, la figura del director de Seguridad estaba enmarcada en el ámbito de los jefes de
    Seguridad, de forma que constantemente se confundían las funciones de ambas figuras. En los últimos 10 años, la Dirección de Seguridad ha venido regulándose y cogiendo fuerza como profesión propia en el ámbito de la Seguridad Privada y diferenciada con la del jefe de Seguridad, limitando esta última a las empresas de seguridad.

    La consolidación del director de Seguridad viene de la mano de esta nueva Ley (2), que la define como una profesión de Seguridad Privada y se establecen sus funciones.

    Estamos, por tanto, aunque no lo parezca, ante una nueva profesión con escasos diez años de vida y que está consolidándose como elemento crucial en la seguridad y formando parte de este
    concepto de seguridad integral (3), pero como veremos con un amplio margen de maniobra hacia lo que quiera que sea el futuro formativo por parte del Ministerio del Interior.

    Estamos ante una «profesión de seguridad privada», regulada en la Ley de Seguridad Privada (4) (LSP) y son los profesionales titulados por una Universidad y habilitados por el Ministerio del Interior, que dependen de una empresa que contrata servicios de seguridad.

    Debemos tener en cuenta que hay que tomar en consideración la convivencia de la nueva Ley de 2014, con el Reglamento de Seguridad Privada, aprobado por el Real Decreto 2364/1994, de 9 de diciembre, y el resto de la normativa en lo que no contravenga a esta nueva Ley.

    Funciones del director de Seguridad

    Las funciones generales de los directores de Seguridad son las siguientes (5):

    a) La organización, dirección, inspección y administración de los servicios y recursos de seguridad privada disponibles.

    b) La identificación, análisis y evaluación de situaciones de riesgo que puedan afectar a la vida e integridad de las personas y al patrimonio.

    c) La planificación, organización y control de las actuaciones precisas para la implantación de las medidas conducentes a prevenir, proteger y reducir la manifestación de riesgos de cualquier naturaleza con medios y medidas precisas, mediante la elaboración y desarrollo de los planes de seguridad aplicables.

    d) El control del funcionamiento y mantenimiento de los sistemas de seguridad privada.

    e) La validación provisional, hasta la comprobación, en su caso, por parte de la Administración, de las medidas de seguridad en lo referente a su adecuación a la normativa de seguridad privada.

    f) La comprobación de que los sistemas de seguridad privada instalados y las empresas de seguridad privada contratadas, cumplen con las exigencias de homologación de los organismos competentes.

    g) La comunicación a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad competentes de las circunstancias o informaciones relevantes para la seguridad ciudadana, así como de los hechos delictivos de los que tenga conocimiento en el ejercicio de sus funciones.

    h) La interlocución y enlace con la Administración, especialmente con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, respecto de la función de seguridad integral de la entidad, empresa o grupo empresarial que les tenga contratados, en relación con el cumplimiento normativo sobre gestión de todo tipo
    de riesgos.

    i) Las comprobaciones de los aspectos necesarios sobre el personal que, por el ejercicio de las funciones encomendadas, precise acceder a áreas o informaciones, para garantizar la protección efectiva de su entidad, empresa o grupo empresarial.

    Funciones asumidas de los Jefes de Seguridad

    También, cuando una empresa de seguridad preste servicio a un usuario que cuente con su propio director de Seguridad, aglutina determinadas funciones de los jefes de Seguridad, concretamente las siguientes (6):

    a) El análisis de situaciones de riesgo y la planificación y programación de las actuaciones precisas para la implantación de los servicios de seguridad privada.

    b) La organización, dirección e inspección del personal y servicios de seguridad privada.

    c) La propuesta de los sistemas de seguridad que resulten pertinentes, y el control de su funcionamiento y mantenimiento, pudiendo validarlos provisionalmente hasta tanto se produzca la inspección y autorización, en su caso, por parte de la Administración.

    d) El control de la formación permanente del personal de seguridad que de ellos dependa, y la propuesta de la adopción de las medidas o iniciativas adecuadas para el cumplimiento de dicha
    finalidad.

    e) La coordinación de los distintos servicios de seguridad que de ellos dependan, con actuaciones propias de protección civil en situaciones de emergencia, catástrofe o calamidad pública.

    Funciones en el ámbito de infraestructuras críticas

    Además, también le corresponde la función de «Ejercer de Responsable de Seguridad y Enlace del Operador Critico » (7).

    Delegación de funciones

    Estas funciones, además podrá delegarse (8), de acuerdo a lo que se establezca reglamentariamente, lo que supone un importante reconocimiento sobre la capacidad del director de Seguridad e incluso considerar una «mayoría de edad» de esta figura.

    Formación de base

    Hasta ahora, para ejercer la profesión de director de Seguridad, era preciso contar con la titulación de seguridad reconocida por el Ministerio del Interior y estar debidamente habilitado por este (9). Con la entrada en vigor de la nueva Ley de 2014 la situación puede cambiar sustancialmente, ya que establece que la formación de los jefes de seguridad consistirá en:

    «…la obtención bien de un título universitario oficial de grado en el ámbito de la seguridad que acredite la adquisición de las competencias que se determinen, o bien del título del curso de Dirección de seguridad, reconocido por el Ministerio del Interior» (10).

    Lo que viene a significar lo siguiente:

    a) Apuntar esta figura, cierto es que también la del jefe de Seguridad, hacia la integración en el ámbito universitario, al exigir la obtención de un título de Grado, es decir, uno de los nuevos títulos
    del Espacio Europeo de Educación Superior y su convergencia de Bolonia.

    b) La ampliación de su contenido formativo a cuatro años, tiempo mínimo requerido para los estudios de Grado y por lo tanto la necesidad de cursar al menos 240 créditos ECTS (11).

    No obstante, este «guiño» universitario que hace a esta profesión le permite una cierta convivencia, a mi entender peligrosa, con los actuales cursos de directores de seguridad reconocidos por el Ministerio del Interior y por tanto con una carga académica significativa muy inferior.

    El haber dado rango de Ley a este tipo de cursos, limita su modificación también a esta jerarquía normativa, por lo que su modificación llevará muchos años, lo que podrá permitir una convivencia
    entre aquellos directores de Seguridad que obtengan la habilitación profesional de director de Seguridad a través de un título de Grado con aquellos que lo obtengan mediante los cursos
    convencionales.

    Pero, en el caso en el que realmente se pretenda dar este rango universitario y un contenido más extenso a la formación de este colectivo, dado que es el el Ministerio del Interior quien deberá
    reconocer esta formación, tiene varias posibilidades, a saber:

    1. Aumentar sensiblemente la carga lectiva de los actuales cursos que tiene reconocido el Ministerio, tal y como efectuó hace escasos años con la modificación del contenido formativo.

    2. Reconocer únicamente aquellos títulos con rango de postgrado, es decir master que respondan a un programa formativo concreto.

    3. Limitar este reconocimiento o determinados títulos de Grado con una carga lectiva con un contenido concreto.

    Estamos por tanto ante un momento muy interesante donde el papel y visión del Ministerio del Interior es crucial para el futuro formativo de esta profesión.

    Departamento de Seguridad

    Un aspecto muy interesante de la nueva Ley es que uno de los tipos de medidas de seguridad que se puede adoptar es la creación de departamentos de Seguridad(12).

    Características

    Este departamento se concibe con las siguientes características (13):

    a) Sera único para cada entidad, empresa o grupo empresarial.

    b) Su competencia es en todo el ámbito geográfico donde actúe la empresa u organización.

    c) Comprenderá la administración y organización de los servicios de seguridad de la empresa o grupo, incluso, en su caso, del transporte y custodia de efectos y valores.

    Funciones

    Tiene las siguientes funciones (14):

    a) Dirección de los vigilantes de seguridad o guardas particulares del campo.

    b) Control del funcionamiento de las instalaciones de sistemas físicos y electrónicos.

    c) Mantenimiento de éstos y la gestión de las informaciones que generen.

    Dirección del departamento

    Al frente de la seguridad integral de la entidad, empresa o grupo empresarial a un director de Seguridad en los siguientes casos (15):

    a) Se exija por normativa de desarrollo por la dimensión de su servicio de seguridad.

    b) Se acuerde por decisión gubernativa gubernativa, en atención a las medidas de seguridad y al grado de concentración de riesgo.

    c) Lo prevea una disposición especial.

    Obligación de existencia

    En este sentido, hay que tener en cuenta que esta posibilidad ya está recogida en el actual Reglamento de Seguridad todavía en vigor, como «Supuestos de existencia obligatoria»(16) para los siguientes casos:

    a. En las empresas o entidades que constituyan, en virtud de disposición general o decisión gubernativa, departamento de Seguridad.

    b. En los centros, establecimientos o inmuebles que cuenten con un servicio de seguridad integrado por veinticuatro o más vigilantes de seguridad o guardas particulares del campo, y cuya
    duración prevista supere un año.

    c. Cuando así lo disponga la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil para los supuestos supraprovinciales, o el Subdelegado del Gobierno de la provincia, atendiendo el volumen de medios personales y materiales, tanto físicos como electrónicos, el sistema de seguridad de la entidad o establecimiento, así como la complejidad de su funcionamiento y el grado de concentración de riesgo.

    Por otra parte, es obligatorio disponer de un director de seguridad en los caso de contar con un «departamento de Seguridad facultativo» (17) .

    1 Conforme a la nueva Ley 5/2014, de 4 de abril, de Seguridad Privada. Real Decreto 2364/1994, de 9 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Seguridad Privada (incluye modificaciones efectuadas por el Real Decreto 4/2008, de 11 de enero).
    2 Ley 23/1992, de 30 de julio, de Seguridad Privada.
    3 Ver, BALLBE, M., «Seguridad integral: un nuevo concepto», en FERNANDEZ, P., Seguridad humana, Barcelona, 2006.
    4 Artículo 26.1, de la Ley 5/2014, de 4 de abril, de Seguridad Privada (LSP).
    5 Artículo 36, de la Ley 5/2014, de 4 de abril, de Seguridad Privada.
    6 Artículo 35.1 de la LSP.
    7 Artículo16.2 de la Ley 8/2011, de 28 de abril, por la que se establecen medidas para la protección de las infraestructuras críticas (LIC).
    8 Artículo 36.5 LSP.
    9 Según la Orden INT/318/2011, de 1 de febrero, sobre personal de seguridad privada.
    10 Artículo 29.1. b de la LSP.
    11 ECTS: European Credit Transfer and Accumulation System o Sistema Europeo de Transferencia y Acumulación de Crédito, que representan, en forma de un valor numérico (entre 1 y 60) asignado a cada unidad de curso, el volumen de trabajo que el estudiante debe realizar para superar cada una de ellas.12 Artículo 52.1.d), LSP.
    13 Artículo 116 RSP.
    14 Artículo Art. 116 RSP
    15 Artículo 36.2., LSP.
    16 Artículo Art. 96 RSP.
    17 Artículo 115 del RSP.

    BIBLIOGRAFIA

    BALLBE, M., Seguridad integral.
    Un nuevo concepto, Instituto Superior de Estudios de Seguridad, Barcelona, 2003.

    ISTURITZ, J. J., “Planificación integral de la seguridad”, en: Cuadernos de seguridad, nº 282, Madrid, 2013.

    BOLIEK, B., “Agencies in crisis?: examination of state and Federal Agency Emergency Powers”, en: Fordham Law Review, Fordham University, 2013.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s