Los expatriados son a menudo empleados clave de la organización, por lo que una política bien hecha es una parte crucial en los procesos de internacionalización de las empresasEl aumento de empresas con intereses en otros países conduce a un mayor número de profesionales que circulan entre la empresa matriz y las empresas subsidiarias

Los expatriados son a menudo empleados clave de la organización, por lo que una política bien hecha es una parte crucial en los procesos de internacionalización de las empresas

El aumento de empresas con intereses en otros países conduce a un mayor número de profesionales que circulan entre la empresa matriz y las empresas subsidiarias

El aumento de empresas con intereses en otros países conduce a un mayor número de profesionales que circulan entre la empresa matriz y las empresas subsidiarias. Los expatriados son a menudo empleados
clave de la organización, por lo que una política bien
hecha es una parte crucial en los procesos de internacionalización de las empresas.

Numerosos estudios analizan el fenómeno de la expatriación desde la experiencia de las propias empresas en el diseño y gestión de las políticas de expatriación. El presente trabajo, sin embargo, pone la
mirada en quienes viven en primera persona el proceso de expatriación y se embarcan en una aventura internacional: las personas.

Una evaluación por parte de los protagonistas de la expatriación permite obtener un análisis pormenorizado de las fases del proceso de expatriación (inicio, desarrollo y repatriación), así como de las políticas que intervienen (comunicación, retribución, evaluación,
promoción, etc.) y atender a las distintas dimensiones
del expatriado que entran en juego durante el proceso
(personal, profesional, familiar, social, cultural, etc.)
El propósito último de este estudio no es otro que el de
ofrecer a las compañías españolas unos datos y
conclusiones que les permitan conocer y mejorar el
diseño y gestión de las políticas de expatriación, para
adecuarlas a las necesidades, intereses y aspiraciones
de las personas y, en su caso, de las familias afectadas.
De esta manera, se logrará una mayor motivación y
satisfacción del expatriado y una mayor eficacia de las
empresas en la gestión del proceso de expatriación.

 

 

Otras denominaciones

Analista y consultor/a de seguridad

Descripción

El consultor de seguridad tiene como función asesorar a la empresa sobre la política de seguridad y los sistemas más adecuados que ha de aplicar. Es el encargado de realizar un análisis de los riesgos sobre el patrimonio asociado a las personas que hay en la empresa a la que asesora (por ejemplo, posibles pérdidas del patrimonio o actuaciones ilícitas del personal), de manera que pueda actuar ante un problema con la solución más ajustada a las necesidades y recursos de la empresa. Es una ocupación genérica que puede crear más puestos de trabajo si el profesional se especializa bien en una labor o sector concreto.

Tareas

Se debe destacar que cada una de estas labores se puede convertir en una especialidad del consultor y en un perfil profesional propio.

  • Identifica los puntos fuertes y débiles de la empresa en materia de seguridad. Conocer el funcionamiento de la empresa requiere un análisis de la organización y la identificación de las necesidades y carencias que tiene, tanto en el ámbito general como en el aspecto de la seguridad.
  • Identifica los riesgos y las amenazas que pueden suponer pérdidas para la organización. A partir del conocimiento de la organización y del entorno, establece cuáles son los riesgos que pueden suponer un peligro para la organización.
  • Asesora en la definición de la política de seguridad de la empresa. Ayuda a la dirección de la empresa a definir la política de seguridad que tiene que seguir de acuerdo con las características de la organización y la normativa que se debe cumplir.
  • Proyecta sistemas de seguridad que después implementarán y mantendrán él mismo o los especialistas y técnicos. Define cuáles son los mejores sistemas de seguridad, dependiendo de las necesidades y de los recursos de la empresa.
  • Verifica el sistema una vez implantado. Una vez instalado el sistema de seguridad, comprueba que funciona correctamente y que se utiliza de un modo adecuado.
  • Inspecciona los sistemas de seguridad ya existentes. Evalúa los sistemas que ya están instalados para valorar si son adecuados a las necesidades actuales de la empresa, es decir, si el sistema cubre los riesgos actuales que puede padecer la empresa. Es importante realizar inspecciones, ya que las empresas son dinámicas y con el tiempo un sistema de seguridad puede quedar obsoleto o no cubrir las necesidades.
  • Verifica la calidad de un sistema de seguridad, según las necesidades y características de la organización. Esta labor está muy relacionada con la inspección. Un sistema de seguridad no sólo tiene que responder a las necesidades del momento, sino que también tiene que responder con calidad, por ejemplo, un sistema de alarmas no puede generar falsas alarmas continuamente, ya que tiene efectos muy nocivos.
  • Como consultor externo, elabora, coordina y dinamiza el desarrollo y ejecución de los planes de crisis.
  • Clarifica y delimita los objetivos que se tiene que conseguir en cada riesgo y medida aplicada.
  • Informa sobre los criterios idóneos para el control de la información de la empresa, tabulando los niveles de distribución oportunos y aconsejando de los mejores canales de distribución.
  • Realiza análsis de congruencia sobre proyectos y aplicaciones de seguridad.
  • Colabora en la definición e implantación de sistemas de continuidad y recuperación de desastres.
  • Participa en la definición de los perfiles deseables en la contratación de personal estratégico de negocios.
  • Realiza estudios de seguridad sobre temas específicos. Desarrolla estudios o investigaciones concretos que puede recibir para analizar una situación puntual o concreta que tiene que resolver la empresa. Por ejemplo, puede hacer un análisis puntual sobre el uso ilícito de los ordenadores por parte de alguna persona de la plantilla.

Informe sobre problemas de las personas expatriados”

bf874-julianflores828fc-qr_img

El difícil combate al que se enfrentan los trabajadores expatriados que vuelven a España

 

Manuel es ingeniero industrial. Vivió durante tres años en México DF. Su empresa, una importante multinacional española, le envió allí para ejecutar la construcción de una desaladora. Después, regresó a Madrid. A pesar de que había sido feliz durante su estancia en el país azteca, tenía ganas de volver, de dejar atrás el Skype y tener un contacto real, diario, cercano. Familia, amigos, un nuevo reto profesional… Al llegar, sin embargo, sintió cómo habían cambiado algunas cosas. Habían pasado tres años y no todo podía estar igual. Poco a poco consiguió adaptarse.

El cambio más difícil que enfrentó, sin embargo, fue en el terreno profesional. De ser una pieza importante, engranada totalmente en el día a día laboral en México DF, se convirtió en casi un estorbo en las que hasta hace sólo tres años habían sido ‘sus’ oficinas. La empresa, cuando terminó la obra en México, había decidido repatriarle. Sin embargo, olvidó un detalle no poco importante. Asignarle nuevas funciones, en Madrid o en otro destino. Manuel no lo esperaba, pero así fue. Aguantó a la espera de encontrar motivaciones en su día a día. Pasaron casi dos años. No las encontraba. Dejó la empresa para irse a la competencia a la caza de nuevas ambiciones.

Esta escena es más habitual de lo que pueda creerse. Tanto que uno de cada cuatro trabajadores repatriados abandona la empresa antes de dos años, según revela el profesor del IESE especializado en expatriación de profesionales Sebastian Reiche. “En la repatriación sucede que, desde que se da la orden de regresar, la empresa se olvida del empleado porque no ve ya ningún problema, y aquí es donde se equivoca”, señala a Bloomberg Business Week. “Tampoco el empleado espera dificultades al volver a un terreno supuestamente conocido”, abunda. Pero el terreno ya no es tan conocido.

Cuando un profesional es enviado al extranjero, se prepara mentalmente para un cambio de vida total. Y las empresas facilitan la adaptación todo lo posible. Olvida, sin embargo, que el regreso también supone un cambio importante. Según Reiche, autor del blog Expatriatus, “el empleado con mucha frecuencia sufre una frustración, porque las capacidades adquiridas en el extranjero no se le reconocen y porque sus círculos profesionales se han movido sin él”.

A la empresa habitualmente le cuesta identificar cuál es el problema del repatriado, que es peor que en el caso del expatriado porque “ni la empresa ni el empleado los previenen y tampoco los resuelven”. “Un profesional que se ve desaprovechado con capacidades y talentos que no se reconocen, se irá a otra empresa donde pueda desarrollar todo su potencial y donde la gente esté interesada en lo que ha hecho antes”, explica el profesor del IESE.

 

La importancia del mentor

La fuga de buenos trabajadores siempre es un golpe para una empresa. Y en el caso de los que han estado expatriados, se añade que la compañía tuvo que invertir esfuerzo y dinero para satisfacer al empleado en el extranjero. Algo que, sin embargo, y a la vista de los estudios realizados por Reiche, no logran cuando son repatriados. Porque, además, un profesional con talento, que ya ha respondido en una ‘misión’ internacional, es un valor seguro, especialmente ante la creciente globalización y oportunidades de negocio que se dan en el extranjero.

Reiche recomienda a los expatriados que enlacen relación estrecha con algún responsable dentro de la empresa en su lugar de origen para que les pueda defender cuando estén lejos. “Contar con un buen mentor y mantener el contacto regular con él resulta clave”, señala.

Es el difícil retorno que enfrentan los repatriados. Claro que ellos al menos son afortunados porque regresan con un trabajo. Y, al fin y al cabo, en muchos casos –no todos, por supuesto- fueron ellos quienes apostaron por marcharse para mejorar profesionalmente y vivir la experiencia. Otros lo tienen peor.

Es el caso de esos cientos de miles de “jóvenes aventureros -y no tan jóvenes-”, como los definió con poca fortuna la ministra de Empleo, Fátima Báñez, que se lanzan al extranjero en busca de oportunidades laborales que España no les ofrece. La crisis ha acentuado la fuga terriblemente, hasta el punto de que ya son más de dos millones los españoles que viven en otros países, después de sumarse 126.800 en 2013, un 6,6% más, según los datos del Padrón que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE).

 

La Empresa
¿Quiénes Somos?
Misión y Valores
Ventajas
Canal de Videos
Seguridad TIC,s
Plan de Seguridad TIC,s
ISO 27001
Inteligencia Económica
Gestión de la Seguridad de la Información
Gestión de los Sistemas de Información
Seguridad Nacional
Departamento de Seguridad
Infraestructuras Criticas
Evaulación y Gestión de Riesgos
Seguridad Internacional
Analisis de Riesgos
Consulting Internacional
Prevención de Riesgos Laborales
Proteccion de Personas
Formación en Seguridad Operacional
Formación del Personal
Plan de Emergencia y Autoprotección
Contáctenos

HomeContáctenos
Contáctenos
Imagen del contacto

Si esta interesado en los Servicios que desarrolla Segurpricat Consulting., rellene este formulario. Si desea una entrevista en nuestra oficina con horas concertadas en Pau Claris nùm. 97 – 4º1º o si prefiere, llámenos al número (+34) 34 657 283 266

Ministerio de Interior CONCESIÓN DE DIECISÉIS GRANDES CRUCES A VÍCTIMAS DEL TERRORISMO

bf874-julianflores828fc-qr_img

Referencia del Consejo de Ministros

Madrid, viernes, 30 de mayo de 2014

 

Ministerio de Interior

CONCESIÓN DE DIECISÉIS GRANDES CRUCES A VÍCTIMAS DEL TERRORISMO

El Consejo de Ministros ha aprobado los Reales Decretos por los que se concede, a título póstumo, la Gran Cruz de la Real Orden de Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo a un miembro del Cuerpo Nacional de Policía, otro de la Guardia Civil y un empresario, los tres asesinados por ETA; a dos militares fallecidos por atentados terroristas del Frente Polisario en el antiguo Sahara español y a otro más fallecido recientemente en Líbano; y a diez tripulantes de embarcaciones que sufrieron atentados terroristas en aguas cercanas a la costa sahariana entre los años 1978 y 1986. En todos los casos las familias han sido indemnizadas.

La relación de personas que reciben la Gran Cruz es la siguiente:

  • Luis Claraco López, agente del Cuerpo Nacional de Policía, miembro del equipo TEDAX, que falleció cuando manipulaba un paquete bomba enviado por la organización terrorista ETA el 1 de julio de 1991 en el polígono de Villaverde (Madrid).
  • Carlos José Marrero Sanabria, guardia civil, fallecido a consecuencia del atentado terrorista cometido por la organización terrorista ETA el 28 de junio de 1986 en la carretera de Zarautz-Cestona-Azcoitia.
  • Ángel Berazadi Urbe, empresario secuestrado por la organización terrorista ETA el 18 de marzo de 1976 cuando se dirigía a su trabajo en la fábrica Sigma de Elgóibar. Su cadáver apareció con un tiro en la nuca el 7 de abril de ese mismo año.
  • Ángel Moral Moral, militar de la Agrupación de Tropas Nómadas del Ejército español, fallecido a causa de un atentado terrorista cometido por un grupo armado del Frente Polisario el 11 de mayo de 1975 en el antiguo Sahara español.
  • Manuel Castro Rodríguez, cabo de la Armada española, fallecido a consecuencia del atentado terrorista perpetrado por el Frente Polisario contra la patrullera de la Armada “Tagomago” el 21 de septiembre de 1985 en aguas internacionales frente al banco sahariano.
  • Yhon Edisson Posada Valencia, militar del ejército español destinado en Líbano, fallecido a consecuencia de los actos terroristas ocurridos en Sahel al Derdara (Líbano) el 24 de junio de 2007.
  • Domingo Quintana Santana, José Carlos Coello Medina y Manuel Coello Medina, fallecidos en un acto terrorista cometido en octubre de 1980 contra el barco pesquero “Mencey de Abona” en aguas del banco canario-sahariano.
  • José López Pérez, fallecido a consecuencia del acto terrorista perpetrado contra el buque-congelador “Andes” el 23 de junio de 1986 en el banco sahariano.
  • Juan Suárez Rodríguez, Sebastián Cañada García, José María Hernández Marredo, Amador Hernández Marredo y Alfredo Rodríguez Marredo, fallecidos a consecuencia del ataque terrorista cometido contra el barco pesquero “Cruz del Mar” el 28 de noviembre de 1978 en aguas cercanas a la costa sahariana.
  • José Hernández Sosa, fallecido a consecuencia del ataque terrorista cometido contra el buque “Puente Canario” el 10 de septiembre de 1986 cuando faenaba en aguas internacionales frente al banco sahariano.

Ministerio de Interior noticias del mes Mayo de 2014 .El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha presidido esta mañana el acto de jura del cargo de la XX Promoción de inspectores jefe del Cuerpo Nacional de Policía. Segunda promoción del Centro de Altos Estudios

sábado, 31 de mayo de 2014

Jorge Fernández Díaz anima a los nuevos inspectores jefe a seguir “gestionando la seguridad pública con criterios de eficiencia, innovación y calidad para afrontar con garantías los nuevos retos del siglo XXI”

Acto de jura de 50 nuevos inspectores jefe del Cuerpo Nacional de Policía

Jorge Fernández Díaz anima a los nuevos inspectores jefe a seguir “gestionando la seguridad pública con criterios de eficiencia, innovación y calidad para afrontar con garantías los nuevos retos del siglo XXI”

Jueves, 29 de mayo de 2014
Jorge Fernández Díaz (Foto:Archivo)

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha presidido esta mañana el acto de jura del cargo de la XX Promoción de inspectores jefe del Cuerpo Nacional de Policía.

Durante este acto, que se ha celebrado en el Centro de Altos Estudios, en Madrid, Jorge Fernández Díaz ha estado acompañado por el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, y la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, entre otras autoridades y responsables policiales.
La nueva promoción está formada por 50 inspectores jefe, 36 hombres y 14 mujeres que, tras superar un proceso selectivo y el curso de cinco meses de formación, se incorporarán inmediatamente a sus nuevos destinos en las plantillas policiales de toda España. Esta Promoción está integrada por agentes con una edad media de 44 años, llevan más de 16 años en el Cuerpo Nacional de Policía y algo más del 92% poseen estudios universitarios.
En su intervención, el ministro del Interior ha alentado a los nuevos inspectores jefe a seguir “gestionando la seguridad pública con criterios de eficiencia, innovación y calidad para afrontar con garantías los nuevos retos del siglo XXI en materia de ciberdelincuencia, crimen organizado o terrorismo”. Fernández Díaz también les ha recordado que a partir de ahora tendrán que liderar “grupos humanos comprometidos en garantizar la seguridad ciudadana o en la investigación de las diferentes formas de criminalidad, como el narcotráfico, el crimen organizado, la trata de seres humanos, el cibercrimen o el terrorismo”. Por ello, les ha dicho que “el uso que hagáis del mando tendrá una repercusión directa en el buen hacer y en el éxito de la actividad diaria policial”. “La Policía -ha agregado-, junto a los demás Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, deben crear las condiciones de seguridad óptimas para que los ciudadanos puedan vivir en un clima de tolerancia pacífica y ordenada”.

Segunda promoción del Centro de Altos Estudios

Los nuevos mandos policiales integran la segunda promoción que se ha formado en el Centro de Altos Estudios Policiales, constituido con la vocación de aglutinar la formación directiva y responder a las exigencias actuales de una exigente preparación de los máximos responsables policiales. El director de la Policía ha señalado en su intervención la importancia de esta formación como pieza clave para la eficacia y el futuro del Cuerpo Nacional de Policía.
Tras felicitar a los nuevos inspectores jefe y animarles a “seguir impulsando la renovación de valores y principios que sintetiza” el Código Ético del Cuerpo, Ignacio Cosidó, ha destacado su “implicación en la dirección y coordinación de la actividad policial para continuar la tendencia descendente en el número de delitos y faltas registrado, una bajada histórica del 5% que se une al incremento de la eficacia policial en un punto y medio”.

Ministerio de Interior
Mayo de 2014