El sindicato CSI•F quiere denunciar a través de su Sector de Seguridad Privada el injusto y discriminatorio trato que está recibiendo un vigilante de seguridad de la empresa Secopsa Seguridad destinado en el Centro de Salud Pública de Alicante que ha sido trasladado por negarse a subir el periódico a la mesa del director del centro, Manuel Salado.

Trasladan a un vigilante de seguridad del Centro de Salud Pública de Alicante por negarse a dejar el periódico en la mesa del director El sindicato CSI•F quiere denunciar a través de su Sector de Seguridad Privada el injusto y discriminatorio trato que está recibiendo un vigilante de seguridad de la empresa Secopsa Seguridad destinado en el Centro de Salud Pública de Alicante que ha sido trasladado por negarse a subir el periódico a la mesa del director del centro, Manuel Salado.

• Manuel Salado exigía que la prensa se dejase en su despacho y no en conserjeríadisminuir letra

 

 

 

 

El propio vigilante se encargaba diariamente de desplazarse hasta el kiosco de prensa a recoger el periódico, a pesar de no entrar esta actividad entre sus funciones, y de dejarlo en la conserjería del Centro, algo insuficiente dado que el director exigía que el propio vigilante llevase la prensa hasta su mesa.

La negativa del vigilante a ello ha dado lugar a la petición a la empresa que presta el servicio del traslado del mismo, produciéndose esta circunstancia en contra de su voluntad sin haber sido sancionado por algún tipo de conducta grave o impropia de la profesión de vigilante de seguridad. Esta circunstancia ha dado lugar a la baja por depresión del trabajador citado.

Desde CSI•F se quiere recordar que las funciones de los vigilantes son las de proteger a las personas y los bienes a su servicio y no la de repartir la prensa diaria. Ni tampoco las de bajar las persianas de todo el edificio de tres plantas del Centro de Salud Pública como se le obligaba.

Por último se quiere poner en conocimiento de la opinión pública que las personas que ocupan un cargo público y de autoridad no pueden abusar de ella o ejercerla de forma arbitraria para someter a los demás de forma indigna, humillante e ilegal, por lo que desde la asesoría jurídica del sindicato se están estudiando las posibles acciones legales que pudieran derivarse de la situación descrita por si fuese constitutiva de delito

 

1 comentario

  1. El propio vigilante se encargaba diariamente de desplazarse hasta el kiosco de prensa a recoger el periódico, a pesar de no entrar esta actividad entre sus funciones, y de dejarlo en la conserjería del Centro, algo insuficiente dado que el director exigía que el propio vigilante llevase la prensa hasta su mesa.

    La negativa del vigilante a ello ha dado lugar a la petición a la empresa que presta el servicio del traslado del mismo, produciéndose esta circunstancia en contra de su voluntad sin haber sido sancionado por algún tipo de conducta grave o impropia de la profesión de vigilante de seguridad. Esta circunstancia ha dado lugar a la baja por depresión del trabajador citado.

    Desde CSI•F se quiere recordar que las funciones de los vigilantes son las de proteger a las personas y los bienes a su servicio y no la de repartir la prensa diaria. Ni tampoco las de bajar las persianas de todo el edificio de tres plantas del Centro de Salud Pública como se le obligaba.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s