Agentes de Policía Nacional han evitado el encuentro de un pedófilo con una niña de 14 años con la que contactó a través de una red social,con 35.000 conversaciones de chat.Le ofreció 150 euros por un encuentro sexual

La Policía Nacional evita el encuentro de un pedófilo con una niña de 14 años con la que contactó a través de una red social

22 / 09 / 2013 Madrid

Había pactado vía chat mantener un encuentro sexual con ella a cambio de 150 euros

Creó dos perfiles falsos con los que ofrecía recargas telefónicas a menores de edad a cambio de que le enviasen fotos de contenido erótico

Contactó con al menos 10 adolescentes más, de entre 14 y 16 años, utilizando la misma mecánica y con la intención de mantener citas con ellas

Agentes de Policía Nacional han evitado el encuentro de un pedófilo con una niña de 14 años con la que contactó a través de una red social. El arrestado, que había pactado vía chat mantener un encuentro sexual con ella a cambio de 150 euros, fue detenido cuando se dirigía a la cita. A través de dos perfiles falsos ofrecía recargas telefónicas a menores de edad a cambio de que le enviasen fotos de contenido erótico. Había contactado con al menos 10 adolescentes más, de entre 14 y 16 años, utilizando la misma mecánica y con la intención de mantener un encuentro sexual con ellas.

Al menos ocho fotografías eróticas

La investigación comenzó el pasado mes de mayo cuando la madre de una chica de 14 años puso en conocimiento de la Policía que la menor  mantenía conversaciones con un hombre a través de una red social. Además, sospechaba que le había enviado varias fotos de contenido sexual a cambio de recargas telefónicas. Tras las primeras pesquisas los agentes averiguaron que la menor llevaba tiempo chateando con este individuo. Después de estudiar minuciosamente más de 2.200 conversaciones, que comenzaron en julio de 2012, se verificó que el ahora arrestado solicitó a la víctima varias fotografías pornográficas. La menor llegó a enviar al menos ocho instantáneas a cambio de recargas telefónicas.

Poco después, los investigadores detectaron que este individuo utilizó con las mismas pretensiones otro perfil diferente en la misma red social.  Siempre actuaba de la misma manera, enviaba de forma indiscriminada mensajes a través de la web a destinatarios que tuvieran un nick femenino y una edad comprendida entre 14 y 16 años. Una vez que obtenía respuesta, verificaba mediante una llamada si reunía las características que buscaba en cuanto a edad y sexo y les realizaba una primera recarga telefónica gratuita. A partir de aquí, se las ingeniaba para que las menores le mandasen fotografías eróticas a cambio de recargas telefónica o envío de dinero.

Le ofreció 150 euros por un encuentro sexual

Una vez que se pudo saber los teléfonos con los que realizaba las llamadas, se procedió a investigar las cuentas bancarias del titular de las mismas, comprobándose la existencia de numerosos cargos por recargas en diferentes compañías de teléfono móvil, coincidiendo en fecha y hora con las recargas recibidas en el teléfono de la chica.

En un momento de la investigación, la denunciante informó a los agentes de que este individuo se había puesto en contacto con su hija con la finalidad de mantener relaciones sexuales a cambio de 150 euros. Los investigadores lograron localizarle en una localidad cercana a Madrid donde se disponía a pasar la noche antes de emprender su viaje a la ciudad donde se había citado con la menor.

Asimismo, los policías verificaron que horas antes del encuentro el individuo retiró de su cuenta bancaria 150 euros, por lo que a su llegada a la ciudad, fue interceptado y detenido. Posteriormente, en el registro de su domicilio se intervinieron dos teléfonos móviles, un ordenador portátil, un disco duro interno de 1TB, un disco duro externo, un pendrive y un una tablet.

35.000 conversaciones de chat

De todo el material incautado por los agentes se extrajeron más de 35.000 conversaciones de chat que han sido estudiadas. En ellas han podido comprobar que conseguía amedrentar a las menores para que les enviase también imágenes a través de la webcam. Además les ofrecía una mayor cantidad de dinero en efectivo a cambio de un encuentro sexual.

El arrestado, de nacionalidad española y 46 años de edad, ingresó en prisión por orden judicial.

Cuerpo Nacional de PolicíaCuerpo Nacional de Policía Descargar



Ciber crimen: Detienen en la city de Londres a ocho ciberdelincuentes por presunto robo de 1,3 millones de libras (1,54 millones de euros) al tomar el control del sistema informático de Barclays

 

Detienen en Londres a ocho ciberdelincuentes por un robo a Barclays

Cajeros de la sede de Barclays en Londres | APCajeros de la sede de Barclays en LondresBANCA | Oleada de ‘ciber crimen’

  • La detención se suma a la oleada de ‘cibercrimen’ que viven los bancos
  • Según la policía londinense, los riesgos han evolucionado rápidamente
  • Barclays ha podido recuperar gran parte del dinero robado

Reuters | Efe | Londres

Ocho hombres han sido detenidos por el presunto robo de 1,3 millones de libras (1,54 millones de euros) al tomar el control del sistema informático de Barclays. El hecho se produce en un momento en que el llamado ‘ciber crimen’ es cada vez más usual, según la policía británica.

Los hombres, de entre 24 y 47 años, están acusados de robar dinero usando un dispositivo conectado a un ordenador en la sucursal del banco en el distrito londinense de Swiss Cottage tras fingir que eran técnicos.

Al inspeccionar la oficina, las autoridades policiales descubrieron que se había instalado un un interruptor de ratón, teclado y vídeo en un router 3G conectado con uno de los ordenadores.

La seguridad de Barclays ya denunció la desaparición de la misma cantidad en el mes de abril, momento en que la policía inició la investigación. Todos ellos siguen bajo custodia policial en distintas comisarías.

Los responsables de este delito pertenecen a una red criminal organizada sofisticada y resuelta, que empleó notables habilidades técnicas y experiencia criminal tradicional para infiltrarse y explotar sistemas bancarios seguros” dijo el inspector Mark Raymond.

Tras varios registros en algunos domicilios, se han hallado drogas, joyas, dinero en efectivo y miles de tarjetas de crédito y documentos de identidad.

No es un caso aislado

El arresto sigue a un suceso similar acaecido el 12 de septiembre cuando doce miembros de una banda también tomaron el control del sistema informático del banco Santander de Reino Unido. Fueron detenidos y acusados de intento de robo de millones de libras.

“Esta nueva y creciente metodología, contemplada por el refuerzo de las leyes británicas, demuestra el modo tan rápido en que ha evolucionado este tipo de riesgos ante la alta rentabilidad financiera, lo que ha permitido la ciberdelincuencia” ha informado la policía metropolitana.

Las detenciones, por presunta conspiración para robar a Barclays y defraudar a los bancos británicos, se han llevado a cabo por la unidad de ‘Cibercrimen’ de la policía metropolitana de Londres.

Asimismo, la policía ha asegurado que Barclays pudo recuperar, tras éstas, gran parte del dinero robado.

Julian Flores Garcia

El CIE de la Zona Franca de Barcelona Cataluña, en el centro del debate sobre los centros de internamiento

El CIE de Zona Franca, primer centro abierto a la prensa en toda Europa

El CIE de la Zona Franca, en el centeo del debate sobre los centros. | S. CogolludoEl CIE de la Zona Franca, en el centro del debate sobre los centros. | S. Cogolludo

  • Arrecian las denuncias por el trato a los internos del centro barcelonés
  • Tres inmigrantes inician una huelga de hambre por presuntos malos tratos

 

El Ministerio del Interior permitirá a los medios de comunicación visitar el polémico Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca de Barcelona, primero de toda la red europea en someterse a la pesquisa pública.

La visita, a la que acudirá el propio Jorge Fernández Díaz, se realizará el lunes 30 de abril y pretende ser una suerte de ‘tour’ por la instalación para explicar el “buen” funcionamiento de los CIE, según fuentes de la Delegación del Gobierno en Barcelona. Además, se mostrará la aplicación del nuevo reglamento aprobado por el Gobierno y que limita a funciones de seguridad el papel de la Policía Nacional, hasta ahora responsable de todas las áreas.

El CIE de Barcelona se ha convertido en los últimos meses en un foco de tensión constante por las denuncias sobre su funcionamiento y las condiciones en las que se encuentran los inmigrantes retenidos. Una polémica que se disparó tras la muerte por causas naturales en enero del interno Idrissa Dallo. Un fallecimiento que inauguró una campaña de numerosas organizaciones para exigir el cierre de este tipo de centros en los que se retiene a personas que no han cometido delito alguno más allá de carecer de documentos.

Una delegación judicial avaló su funcionamiento, pidiendo únicamente leves mejoras

A dichas denuncias se ha sumado la reiterada negativa de la delegación del Gobierno de permitir el acceso al Síndic de Greuges, Rafael Ribó, al considerar que carece de competencias para ello. El último encontronazo se vivió el pasado 17 de abril, cuando Ribó, tras convocar previamente a la prensa, trató en vano de visitar el recinto de Zona Franca. Una negativa que tachó de “situación impropia en una democracia, con una falta total de transparencia”.

Interior, no obstante, sí permitió que una comitiva designada por la junta de jueces de Barcelona entrara en el centro. Un examen que recibió el aval positivo de los tres magistrados pertenecientes al Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona, quienes se limitaron a recomendar algunas mejoras.

Nuevas denuncias

Las sombras sobre el CIE de Barcelona, sin embargo, siguen creciendo. Así, al veto gubernamental al Síndic se suma el hecho de que arrecien las denuncias de inmigrantes ingresados en el centro. Esta misma semana se ha conocido que tres de ellos protagonizan desde hace días una huelga de hambre para denunciar presuntos malos tratos de un agente de la Policía Nacional contra uno de ellos.

El Síndic ha pedido al ministro que evite la expulsión de dos internos con hijos menores nacidos en Cataluña

El propio Síndic, además, se ha hecho cargo esta misma semana de reclamar al ministro de Interior que reconsidere la expulsión aprobada de dos de los inmigrantes internados en Zona Franca, quienes tienen hijos menores de edad a su cargo y que han nacido en Cataluña.

Ribó, de hecho, ya ha anunciado su intención de aprovechar la visita del lunes de Fernández Díaz al CIE para “plantearle todas las posibles irregularidades” que asegura haber recibido, así como reclamarle la posibilidad de entrar en el centro, informa Efe.

 

 

 

Desde enero del 2011 hasta mayo del mismo año, estuvimos investigando (Rut Asenjo, Tasnim Aslam, Ana González y yo mismo) el funcionamiento interno del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Barcelona, situado en el polígono industrial de la Zona Franca. Este fue el tema que escogimos para nuestro proyecto de Periodismo de Investigación, de la Licenciatura de Periodismo de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona. Durante este tiempo mantuvimos conversaciones con internos, familiares y trabajadores del centro. También con abogados, políticos y expertos. Finalmente, Rut y Tasnim visitaron el interior del propio centro y entrevistaron a la persona que en aquel momento ejercía el cargo de director del CIE.

Descubrimos un lugar donde se recluye a personas por la falta administrativa que supone no tener su permiso de residencia en regla junto a otras con antecedentes penales. En condiciones peores que que las de un centro penitenciario, allí pueden pasar desde unas pocas semanas hasta tres meses. Todo depende de si está previsto fletar un avión al país de origen. El tiempo se consume entre el temor a un vuelo en los próximos días y la esperanza de un abogado que dice estar trabajando para sacar a su cliente del centro.

El tedio y la angustia de los internos está bajo la supervisión de agentes de la Policía Nacional, que no han recibido formación para ejercer un trabajo similar al de un funcionario de prisiones. Muchos de los que allí están ven este destino laboral como el peor de los posibles. En su aleatoria voluntad está la posilibidad de incumplir las normas y permitir que un interno abrace a su mujer, hijo o madre quizás por última vez antes de la expulsión.

Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE), el peor destino

Localización del Centro de Internamiento. Está en la Calle E de la Zona Franca. Se puede llegar en autobús, tomando la línea 109 (desde Plaza España o la Estación de Sants de Barcelona) o la línea 110 (desde la parada de Ferrocarril/Metro de Av. Carrilet, en Hospitalet de Llobregat). Los días festivos (domingos), la línea 109 no llega a la parada más cercana del CIE, por lo que hay que caminar desde la anterior (Cocheras de TMB; Carrer A, número 4). El trayecto en autobús es aproximadamente de una hora desde Plaza España y media hora desde Av. Carrilet.

Para consultar dudas sobre horarios de visita o qué puede llevarse al familiar interno, el teléfono del Centro de Internamiento es el 932 903 910. Si éste número cambiara, se puede preguntar por el correcto llamando a la Jefatura Superior de Policía de Cataluña (Vía Laietana, 43), cuyo número es el 932 903 000.

La localización precisa del Centro y la parada de autobús más cercana pueden verse en el mapa de abajo (utilizar flechas, zoom +/- y pulsar sobre los puntos azules para orientarse).

Ver Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Barcelona, en el polígono industrial de la Zona Franca en un mapa más grande

 

La Fiscalía desaprobó el internamiento en CIE de uno de cada cuatro extranjeros retenidos en 2012

Los fiscales de Extranjería del territorio nacional emitieron el año pasado un total de 11.760 dictámenes sobre autorizaciones judiciales para el ingreso de inmigrantes sometidos a un expediente de expulsión en Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), un 16 por ciento menos que en 2011, y en uno de cada cuatro casos el Fiscal desaconsejó esta medida 
  • EUROPA PRESS. 16.09.2013

Los fiscales de Extranjería del territorio nacional emitieron el año pasado un total de 11.760 dictámenes sobre autorizaciones judiciales para el ingreso de inmigrantes sometidos a un expediente de expulsión en Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), un 16 por ciento menos que en 2011, y en uno de cada cuatro casos el Fiscal desaconsejó esta medida.

Concretamente, un 25,1 por ciento de los dictámenes fueron desfavorables frente al 74,9 por ciento de favorables, lo que significa un incremento de un 1,5 por ciento con respecto al año anterior de los casos en que el Fiscal aconsejó que el inmigrante fuera detenido.

Así se desprende de la memoria anual del Fiscal Coordinador de Sala de Extranjería, donde se recoge que, en total, el año pasado fueron privados de libertad en estas instalaciones 11.325 personas de los que fueron efectivamente expulsados o devueltos algo más de la mitad, un total de 5.924 extranjeros.

En cuanto a las condiciones de estos centros el Fiscal destaca que es “imprescindible” adoptar las medidas adecuadas para mejorar la atención sanitaria y la asistencia social de los internos y asegura que comparte “sin matices” las deficiencias denunciadas por la Oficina del Defensor del Pueblo.

En este punto, remarca que no pueden compartirse las previsiones contenidas en el Proyecto de Real Decreto por el que se aprueba el Reglamento de Centros de Estancia Controlada de Extranjeros, que en su artículo 16 establece “importantes modulaciones, cuando no restricciones” al derecho a la atención sanitaria cuando establece que esta se dispensará en un plazo máximo de 72 horas, algo que al Fiscal le parece “rotundamente contrario a la asistencia médica urgente”.

Asimismo, recuerda que se ha llevado a cabo el cierre y desmantelamiento del CIE de Málaga, tal y como había reclamado la Fiscalía reiteradamente y remarca la realización de “importantes obras de mejora” en los CIE de Algeciras y de Madrid, “del todo punto necesarias”, al haberse convertido el primero de ellos en el único Centro de estas características de Andalucía y al albergar el segundo a la mayor parte de los internos procedentes del norte de España. Además, lamenta que el CIE de Algeciras “sigue sin servicios sociales”.

También valora negativamente el cierre de la sección de mujeres del CIE de Murcia, hecho que provoca que la mayoría de ellas se remitan al Centro de Internamiento de Extranjeros de Valencia, “con las dificultades que ello comporta de deslocalización” y pone de manifiesto la baja ocupación del CIE de Hoya Fría en Santa Cruz de Tenerife, que con 238 plazas mantuvo una tasa media mensual de siete internos en el año 2012 y el descenso general de ocupación en el CIE de Madrid.

 

Sustitución de la pena de cárcel por la expulsión

El informe indica asimismo que el año pasado los fiscales emitieron 2.255 dictámenes informando favorablemente que se sustituyera la pena de cárcel a un extranjero imputado en causas penales por la expulsión del territorio nacional, medida que fue aplicada finalmente a 127 personas. Asimismo, fueron expulsados 812 internos, después de que la Fiscalía revisara 6.194 de estos expedientes.

Entre las cuestiones pendientes de desarrollo “más urgentes y perentorias”, el Fiscal enumera: la elaboración de un reglamento específico que regule de manera definitiva el régimen de internamiento de los extranjeros sometidos a expedientes de devolución o expulsión; la elaboración del Protocolo Marco de Menores Extranjeros No Acompañados y el cierre del sistema de Protección de Víctimas de Trata de Seres Humanos mediante el desarrollo y adecuación territorial en cada Comunidad Autónoma del Protocolo Marco estatal.

Además, aunque los criterios de los fiscales para pronunciarse sobre el internamiento de extranjeros están normalizados, el informe apunta que ha sido origen de “verdadera controversia” la posibilidad de informar favorablemente el internamiento de ciudadanos de la Unión Europea cuando se ha dictado decreto de expulsión por la autoridad gubernativa.

La primera postura defiende que es conforme a ley la adopción de la medida de internamiento para los ciudadanos comunitarios, cuando concurren las exigencias de excepcionalidad y proporcionalidad, argumentación “poco objetable”, según el Fiscal. Mientras, en Fiscalías Provinciales como la de Madrid la negativa descansa en la apreciación de que la expulsión de un ciudadano de la UE debería llevarse a cabo dentro de las 72 horas posteriores a su detención lo que haría del internamiento una medida desproporcionada.

 

Desciende el número de menores no acompañados

Por otro lado, el informe revela que en el año 2012 llegaron a España 275 menores extranjeros sin compañía de un adulto en pateras u otras embarcaciones similares, lo que supone un descenso de un 22,9 por ciento respecto al año anterior.

Además, advierte de que a esta cifra debe añadirse la llegada en pateras a lo largo del año 2012 de 35 bebés junto con adultos que afirmaban tener un vínculo paterno o materno filial con el niño sin acreditarlo de manera indubitada mediante una documentación fehaciente.

En total, a lo largo del año 2012, los fiscales incoaron 1.973 diligencias preprocesales de determinación de edad, lo que supone un descenso del 18,40 por ciento con respecto al año 2011 y en el 67,8 por ciento de los casos se trataba de menores de edad. El mayor número de diligencias se realizó en Algeciras y en Melilla así como en las costas andaluza, murciana y alicantina, aunque en Barcelona se alcanzó el doble que en Madrid.

Julian Flores Garcia

Centro de internamiento de extranjeros: El ingreso del extranjero en un Centro de Internamiento no podrá prolongarse por más tiempo del imprescindible para la práctica de la expulsión, devolución o el regreso, siendo su duración máxima de 60 días

Centro de internamiento de extranjeros

 

INFORMACIÓN GENÉRICA

En los casos de denegación de entrada, devolución, inicio de expediente sancionador por el procedimiento preferente y expulsión, el juez de instrucción del lugar en que hubiese sido detenido el extranjero, a petición del instructor del procedimiento, del responsable de la unidad de extranjería del Cuerpo Nacional de Policía ante la que se presente el detenido o de la autoridad gubernativa que hubiera acordado dicha detención, en el plazo de 72 horas desde aquélla, podrá autorizar su ingreso en Centros de Internamiento de Extranjeros, sin perjuicio de lo establecido en el Código Penal.

El ingreso del extranjero en un Centro de Internamiento no podrá prolongarse por más tiempo del imprescindible para la práctica de la expulsión, devolución o el regreso, siendo su duración máxima de 60 días, y la autoridad gubernativa deberá proceder a realizar las gestiones necesarias para la obtención de la documentación que fuese necesaria con la mayor brevedad posible.

La incoación del expediente, la adopción de la medida cautelar de detención e internamiento, y la resolución del procedimiento serán comunicados a la embajada o consulado del país de origen del extranjero. Esta comunicación se dirigirá al Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación cuando no se haya podido notificar al consulado o éste no radique en España. Si así lo solicitase el extranjero, se comunicará el internamiento a sus familiares, a la persona a la que haya atribuido su defensa jurídica, la organización no gubernamental indicada por el extranjero u otras personas residentes en España.

El extranjero, durante su internamiento, estará en todo momento a disposición del órgano jurisdiccional que lo autorizó, debiendo la autoridad gubernativa comunicar a éste cualquier circunstancia en relación con la situación de aquél que pudiera determinar la variación de la decisión judicial relativa a su internamiento.

Los menores extranjeros no podrán ser ingresados en los Centros de Internamiento de Extranjeros, y deberán ser puestos a disposición de los servicios competentes de Protección de Menores, salvo que el juez de primera instancia lo autorice, previo informe favorable del Ministerio Fiscal, y sus padres o tutores se encuentren ingresados en el mismo centro, manifiesten su deseo de permanecer juntos y existan módulos que garanticen la unidad e intimidad familiar.

 

DERECHOS DE LOS EXTRANJEROS INTERNADOS

Los centros de internamiento de extranjeros son establecimientos públicos de carácter no penitenciario; el ingreso y estancia en los mismos tendrá únicamente finalidad preventiva y cautelar, salvaguardando los derechos y libertades reconocidos en el ordenamiento jurídico, sin más limitaciones que las establecidas a su libertad ambulatoria, conforme al contenido y finalidad de la medida judicial de ingreso acordada. En particular, el extranjero sometido a internamiento tiene los siguientes derechos:

  1. A ser informado de su situación.
  2. A que se vele por el respeto a su vida, integridad física y salud, sin que puedan en ningún caso ser sometidos a tratos degradantes o a malos tratos de palabra o de obra y a que sea preservada su dignidad y su intimidad.
  3. A que se facilite el ejercicio de los derechos reconocidos por el ordenamiento jurídico, sin más limitaciones que las derivadas de su situación de internamiento.
  4. A recibir asistencia médica y sanitaria adecuada y ser asistidos por los servicios de asistencia social del centro.
  5. A que se comunique inmediatamente a la persona que designe en España y a su abogado el ingreso en el centro, así como a la oficina consular del país del que es nacional.
  6. A ser asistido de abogado, que se proporcionará de oficio en su caso, y a comunicarse reservadamente con el mismo, incluso fuera del horario general del centro, cuando la urgencia del caso lo justifique.
  7. A comunicarse en el horario establecido en el centro, con sus familiares, funcionarios consulares de su país u otras personas, que sólo podrán restringirse por resolución judicial.
  8. A ser asistido de intérprete si no comprende o no habla castellano y de forma gratuita, si careciese de medios económicos.
  9. A tener en su compañía a sus hijos menores, siempre que el Ministerio Fiscal informe favorablemente tal medida y existan en el centro módulos que garanticen la unidad e intimidad familiar.
  10. A entrar en contacto con organizaciones no gubernamentales y organismos nacionales, internacionales y no gubernamentales de protección de inmigrantes.

Los centros dispondrán de servicios de asistencia social y sanitaria con dotación suficiente. Las condiciones para la prestación de estos servicios se desarrollarán reglamentariamente.

Las organizaciones constituidas legalmente en España para la defensa de los inmigrantes y los organismos internacionales pertinentes podrán visitar los centros de internamiento; reglamentariamente se desarrollarán las condiciones de las mismas.

 

DEBERES DE LOS EXTRANJEROS INTERNADOS

Los extranjeros sometidos a internamiento estarán obligados:

  1. A permanecer en el centro a disposición del juez de instrucción que hubiere autorizado su ingreso.
  2. A observar las normas por las que se rige el centro y cumplir las instrucciones generales impartidas por la dirección y las particulares que reciban de los funcionarios en el ejercicio legítimo de sus funciones, encaminadas al mantenimiento del orden y la seguridad dentro del mismo, así como las relativas a su propio aseo e higiene y la limpieza del centro.
  3. Mantener una actividad cívica correcta y de respeto con los funcionarios y empleados del centro, con los visitantes y con los otros extranjeros internados, absteniéndose de proferir insultos o amenazas contra los mismos, o de promover o intervenir en agresiones, peleas, desórdenes y demás actos individuales o colectivos que alteren la convivencia.
  4. Conservar el buen estado de las instalaciones materiales, mobiliario y demás efectos del centro, evitando el deterioro o inutilización deliberada, tanto de éstos como de los bienes o pertenencias de los demás extranjeros ingresados o funcionarios.
  5. Someterse a reconocimiento médico a la entrada y salida del centro, así como en aquellos casos en que, por razones de salud colectiva, apreciadas por el servicio médico, y a petición de éste, lo disponga el director del centro.

 

INFORMACIÓN Y RECLAMACIONES

Los extranjeros recibirán a su ingreso en el centro información escrita sobre sus derechos y obligaciones, las cuestiones de organización general, las normas de funcionamiento del centro, las normas disciplinarias y los medios para formular peticiones o quejas. La información se les facilitará en un idioma que entiendan.

Los internados podrán formular, verbalmente o por escrito, peticiones y quejas sobre cuestiones referentes a su situación de internamiento. Dichas peticiones o quejas también podrán ser presentadas al director del centro, el cual las atenderá si son de su competencia o las pondrá en conocimiento de la autoridad competente, en caso contrario.


 

 

 

 

El mundo sin ley de las cárceles para inmigrantes

Los Centros de Internamiento de Extranjeros es la sección de Inmigración que está peor regulada // Numerosas organizaciones han denunciado violaciones de derechos humanos por parte de la Policía en estos centros

Contenido Relacionado

  • Ver fotoUno de los pasillos del CIE de Aluche y que da acceso a las celdas.
  • Ver foto5MD61 MADRID 12/04/08.- Cientos de ciudadanos se manifestaron, hoy en el madrileño …
  • Ver fotoLa Policía es la encargada de gestionar y controlar los CIE
  • Ver fotoImagen de una de las celdas del CIE de Aluche.

“Te tratan como a un perro. Porque la policía que está en el CIE está ahí como un castigo, lo decían ellos mismos. Algunos estaban ahí por pegar a un inmigrante u otras cosas, y les mandan ahí. Son gente muy racista. No todos, pero la gran mayoría sí.”

Así habla Paulo César, un inmigrante boliviano que lleva ya siete años en España pero que a día de hoy sigue sin haber regularizado sus papeles. Llegó como turista y ya se quedó viviendo tranquilamente en nuestro país, hasta que hace unos meses cumplió los 60 días encerrado en un CIE.

¿Qué es un CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros)? La responsable de política interior en Amnistía Internacional España, María Serrano, da una definición cristalina de lo que son. “Es un centro al que van a parar inmigrantes que están en situación irregular, normalmente porque las autoridades lo deciden como medida cautelar para expulsarles el internarlos allí”. No obstante, la falta de documentación y la estancia ilegal no están tipificados como delitos, sino que son faltas administrativas.

[Relacionado: La Fiscalía desaprobó el internamiento en CIE del 25% de los extranjeros retenidos]

 

Paulo César posteriormente habla de su identificación y de cómo le paró la Policía en el metro. “Estaba yendo a jugar a la pelota y fui al metro de la línea 10, en Alonso Martínez. Me pidieron la documentación y al ver que no le tenía, me llevaron a (los juzgados de) Plaza de Castilla. Allí me encerraron tres días y me pasaron al CIE”.

Ir a las bocas de metro a identificar personas es una de las técnicas más usadas por la Policía. Ellos mismos reconocen esta maniobra, aunque descartan que apliquen la discriminación racial. El portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José María Benito, asegura que “seguimos acudiendo a las bocas de metro pero pedimos la documentación a todo el mundo que sale, para que así las ONG no nos digan nada”. Cuenta José María que para ellos los CIE no son algo fácil, y que es el sitio “al que nadie quiere ir. Van los que por ejemplo llevan poco tiempo en el cuerpo. En cuanto pueden se van de ahí”

Paulo César fue detenido, trasladado a los juzgados y de ahí al CIE de Aluche, compuesto por un gran edificio de color amarillo y ventanas blindadas azules, colores que contrastan con lo que se da dentro. Según Paulo, “ellos tratan de maquillar mucho la cosa. Pero sin embargo, es otro el sentimiento que vive uno ahí dentro. Por fuera nadie sabe lo que hay”.

Una vez en el interior, la cosa cambia. Mantiene la estructura de una cárcel pero sin llegar a serlo, como nos explica María Serrano. “Se diferencian, en primer lugar por la regulación. Los centros penitenciarios tienen gente formada. Para los CIE aun hoy estamos esperando su regulación, hay una orden ministerial pero no sirve. Además, las personas que están al cargo de un CIE son policías, lo cual da una impronta de seguridad a un centro donde están personas que no han cometido ningún delito, solo una infracción administrativa.

Entre las cuatro paredes del centro, la rutina se apodera de los internos como Paulo, quien describe que “más que todo es dormir, no haces otra cosa. Te levantas a desayunar a las siete, vuelves arriba. Bajas a comer y después tienes el patio de cinco a siete de la tarde para caminar. Algunos pueden leer o jugar a las cartas, las damas o el dominó”.

El régimen de visitas a los detenidos ha cambiado, principalmente el horario. Pero la realidad es que muchas de las personas recluidas no tienen nadie que les visite ni les proporcione ayuda desde el exterior, y es ahí donde entran las ONG. Paulo César también fue beneficiario de las organizaciones no gubernamentales, de las que sólo tiene buenas palabras: “la verdad es que estoy muy agradecido. Vienen, te ayudan, te apoyan. Por lo menos te sacan una sonrisa y te dan el cariño que a veces uno necesita. Yo estoy muy agradecido”.

En lo que respecta al trabajo de campo, el Centro Pueblos Unidos es el que más actúa en el CIE de Aluche con Cristina Manzanedo a la cabeza, abogada del centro y una de las autoras del informe anual que detalla con bastante claridad cifras en relación a los CIE. Por ejemplo, durante el 2012 el 90% de los internos eran hombres y tan sólo el diez eran mujeres. Filtrando por continentes y en ese mismo año, el África subsahariana y América Latina agrupan un 41 y un 30% de los inmigrantes respectivamente. Un dato sangrante es el que hace una relación entre el número de detenidos y el tiempo que llevaban en España. Hasta 46 casos de personas que llevaban aquí más de diez años fueron contabilizados en 2012, en contraposición a los 74 que no llegaban a los doce meses.

Una vez ingresa el inmigrante en el centro, el gobierno verifica la documentación y prepara las expulsiones que se están tramitando, estudiando el procedimiento que deben llevar a cabo con el país de origen. Hasta un número de tres intentos de expulsión (en una de ellas ingirió pilas para provocar su traslado al hospital y así perder el vuelo).

“La tercera vez fue a los 58 días y si que ya me llevaron unos policías y me cachearon como a un terrorista. Me registraron en todos los sitios por si llevaba una cuchilla o algo. Yo no tenía ganas de pelear, tenía pocas fuerzas porque estaba débil y casi no había comido. Pero al final saqué fuerzas para gritar todo el rato que nadie podía mandar en mi vida. Salió el capitán de vuelo y no quiso que yo volara, porque me consideraba un peligro en el avión .Por eso me bajaron, porque allí el capitán manda. Ahí ya yo estaba tranquilo porque al día siguiente hacía 59 días. Cumplí los 60 y logré salir”.

Tanto las ONG como los inmigrantes coinciden en señalar una cosa, y es culpar a la Policía de malos tratos en los centros, ya sean psicológicos o físicos. Por ejemplo, desde Amnistía Internacional aseguran que “han habido denuncias de malos tratos y torturas por parte de los puestos de seguridad. Cuando se producen, no existen los mecanismos de vigilancia y denuncia adecuados. No hay cámaras ni nada”. Pueblos Unidos denuncia que “donde no hay regulación hay arbitrariedad y oscuridad. Es 2013 y no tenemos reglamento ni nada”.

[Relacionado: La Fiscalía cree “imprescindible” adoptar medidas en los centros de extranjería]

Paulo César va más allá y cuenta que el vio como “sí pegaron”. “Decían que fue con motivo porque el hombre les alzó la mano. Pero por ejemplo a un dominicano lo tiraron por las escaleras”. Y para él lo peor fue el trato que le daban los agentes del orden. “Te hablaban como a mierda.”

Y mientras, las denuncias se suceden, los organismos internacionales dictan sus sentencias sobre inmigración pero desde el Gobierno se sigue sin regular el panorama. La Policía considera que “las instituciones europeas no han entrado en esta cuestión. Alemania, Finlandia, Suecia, Bélgica, etc. Su situación es más diferente porque no tienen el problema que tenemos nosotros”. Pueblos Unidos rechaza este razonamiento afirmando que “sí existen iniciativas desde Europa, como puede ser el Frontex o satélites europeos. También está la directiva de retorno que establece los mínimos que deben cumplirse en todos los países.” Amnistía Internacional todavía es más clara: “España va en línea con los países de la Unión Europea”.

Lo único que suscita la unanimidad es la solución a los Centros de Internamiento de Extranjeros, y no es otro que el cierre. Ya sea por parte de la Policía, de las ONG y por supuesto los propios inmigrantes, todas las partes consideran que tienen un carácter nocivo para la sociedad. Historias como la de Paulo César o Samba Martine, la mujer que falleció tras pedir asistencia médica hasta diez veces en un CIE, tienen la oportunidad de ser elementos del pasado si la sociedad se conciencia ante estos lugares donde se violan derechos fundamentales.